Consumir gluten en la infancia se relaciona con un mayor riesgo de padecer celiaquía

Una nueva investigación realizada por la Universidad de Lund confirma que el consumo de gluten en la infancia con mayor predisposición genética a sufrir la intolerancia, incrementa el riesgo de padecer la enfermedad celíaca. Además, se constata que a mayor cantidad de gluten consumido, mayor es el riesgo de que ‘se active’ la enfermedad celíaca.

Celiaquía en la infancia

Un grupo de investigadores de la Universidad de Lund (Suecia) ha realizado un estudio observacional con el que ha confirmado que consumir gluten en la infancia se relaciona con un mayor riesgo de padecer celiaquía. En esta investigación se realizó un seguimiento desde el nacimiento y hasta los cinco años de edad a 6.600 niños nacidos entre los años 2004 y 2010 procedentes Alemania, Finlandia, Estados Unidos y Suecia, niños que tenían mayor riesgo de sufrir celiaquía.

Los expertos analizaron si la cantidad de gluten consumido en los cinco primeros años de vida se asociaba con el mayor riesgo de sufrir la enfermedad celíaca, según los resultados, la mayor ingesta de gluten se asoció a un aumento del 6’1% en el riesgo de parecer celiaquía, además, se constató un aumento del 7’2% del riesgo de sufrir esta enfermedad por cada gramo adicional de gluten consumido al día. Por tanto, en aquellos niños y niñas con mayor predisposición genética a la intolerancia, la cantidad de gluten consumido contribuía a acelerar y padecer la enfermedad.

Estos resultados confirman otros obtenidos en investigaciones anteriores que concluyeron que existía una clara asociación entre la cantidad de gluten que consumieron los niños y el riesgo de desarrollar la enfermedad celíaca o sensibilidad al gluten. En este caso, las investigaciones se habían realizado con una muestra más pequeña de participantes, pero, de todos modos, no hay que olvidar que se trata de un estudio de carácter observacional y no prueba la existencia de causalidad, algo que habría sido determinante.

En el actual estudio se ha demostrado que los niños tienen más riesgo de sufrir celiaquía a los 2-3 años de edad, riesgo cuyo aumento fue notable incluso si se consumían pequeñas cantidades de gluten, en torno a los 2 gramos diarios o el equivalente a una rebanada de pan blanco. Los expertos apuntan que superar estos dos gramos a los dos o tres años se asoció con un aumento del 75% en el riesgo de desarrollar la enfermedad celíaca, en comparación con los niños que no superaron este límite.

A pesar de los resultados, los expertos comentan que no pueden asegurar que los alimentos con gluten causen celiaquía por lo antes comentado (causalidad), pero sí pueden asegurar que el segmento de niños con predisposición genética a sufrir la intolerancia al gluten, tiene un mayor riesgo de desarrollarla si lo consumen. Es evidente que se necesitan más estudios de calidad científica para comprobar si al reducir la ingesta de gluten se puede proteger a estos niños de mayor riesgo de parecer la intolerancia, porque esto es algo que de momento se desconoce.

Es posible que los niños terminen padeciendo la enfermedad celíaca de todos modos y el consumo de gluten lo único que haga sea acelerar la aparición de la intolerancia. El estudio no ha investigado los diferentes grupos alimentarios, por lo que tampoco se ha realizado una discriminación entre el gluten procedente del pan, de la pasta o de otros alimentos para comprobar si existen diferencias. Por ello, se anuncia el diseño de una investigación más concisa que tenga en cuenta todos los puntos obviados, esperando tener respuestas más precisas que puedan ayudar a desarrollar estrategias de prevención para evitar la enfermedad.

Podéis conocer todos los detalles de esta investigación a través de este artículo publicado en la página de la universidad, y en este otro publicado en la revista científica JAMA Network.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...