¿Consumir drogas durante el embarazo es una forma de abuso infantil?

Según una sentencia de un Tribunal de Apelaciones en el Estado de Pensilvania (Estados Unidos), consumir drogas durante el embarazo no es una forma de abuso infantil. Es como dar vía libre a que las madres sigan con la adicción a las drogas a pesar de estar embarazadas, sabiendo que esto puede afectar de forma significativa a la salud del futuro bebé.

Drogas durante el embarazo

En enero de 2017 nació en Pensilvania (Estados Unidos) una niña que tuvo que ser hospitalizada durante 19 días por el síndrome de abstinencia que sufría debido a que su madre había consumido cannabis y otros opioides durante el embarazo. Claro, que este es uno de entre muchos casos similares, donde los recién nacidos sufren síndrome de abstinencia provocado por el consumo de drogas de la madre durante la gestación.

El caso es que en un tribunal de justicia sentenció que consumir drogas durante el embarazo es una forma de abuso infantil a raíz de la acusación realizada por el Departamento de Servicios Sociales del Condado de Clinton (Pensilvania), que se encargó de retirar a la madre la custodia de la niña de forma temporal. Pues bien, una apelación realizada por la madre a la Corte Suprema de Pensilvania ha resuelto que las madres que consumen drogas ilegales durante el embarazo no están cometiendo abuso infantil contra sus bebés.

Se revierte la sentencia del primer tribunal a pesar de saber que el consumo de drogas durante el embarazo puede provocar todo tipo de problemas en el futuro bebé, parto prematuro, bajo peso al nacer, problemas neurológicos, síndrome de abstinencia e incluso muerte fetal. Según el Tribunal Superior, la Ley de Servicios de Protección Infantil de Pensilvania, define a un niño o bebé como una persona menor de 18 años ya nacida, lo que excluye a los fetos.

Para que se hubiera considerado abuso infantil, en la ley se deberían haber incluido a los fetos, sin embargo, se puede realizar una clara reflexión, el resultado de consumir drogas durante el embarazo provoca que el recién nacido sufra una serie de problemas debido a la irresponsabilidad de la madre. Quizá si se demostrara que la madre era conocedora de los riesgos para el bebé de tomar drogas durante la gestación, podría suponer una forma de maltrato, ya que las consecuencias se aprecian claramente en el retoño.

Los abogados que han representado a la madre comentan que esta decisión permitirá que la madre no figure en un registro estatal de abuso infantil, algo que le beneficiaría a la hora de buscar trabajo. Considera que se trata de una gran victoria para la salud pública y los derechos de las mujeres y los niños, ya que las personas que se enfrentan a la adicción,entre otros problemas, podrán recibir tratamiento médico sin temor a ser castigadas por la legislación del Estado de Pensilvania, pero ¿dónde se respetan los derechos de los niños?.

El tema preocupa, ya que el abuso de opioides por parte de las mujeres embarazadas ha afectado a 6’5 de cada 1.000 hospitalizaciones del bebé tras el parto desde el año 2014, lo que supone un aumento de 1’5 por cada 1.000 nacimientos desde el año 1999. Hay quien está a favor de la sentencia y quien está en contra, para muchos es una forma de maltrato y no importa que se trate de un feto, tomar drogas afecta al bebé en desarrollo y sus consecuencias se sufren desde el estado fetal y tras el nacimiento.

Quizá, si la ley se modifica, una buena parte de las madres evitarían tomar drogas durante la gestación para no sufrir las consecuencias de la ley, lo que beneficiaría a los bebés. En nuestra opinión, se puede considerar maltrato, ya que la madre demuestra muy poca estima por la salud y futuro del recién nacido, ¿qué opináis al respecto?

Podéis conocer más detalles de la noticia a través de este artículo de US News.

Foto | Doug Miller

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...