Consejos para cuidar el cordón umbilical

Sigue nuestros consejos para cuidar el cordón umbilical del bebé. Dile adiós a las dudas y preocupaciones porque aquí encontrarás la información que necesitas.

La paternidad puede ser un terreno resbaladizo para muchos. En demasiadas ocasiones, los padres primerizos tienen dificultades enfrentando las decisiones sobre su bebé. Cuando nace, ¡es toda una bendición y un gran alivio para todos! No obstante, vienen momentos de mucho estrés que se deben atender.

Por ejemplo, con el famoso cordón umbilical. Los primeros días del bebé son fundamentales para su buen crecimiento y cualquier cosa que se haga mal puede afectar seriamente el resto de su vida. Es por eso que muchos padres se preocupan por el cuidado que deben tener a la hora de cuidar el cordón umbilical del bebé.

¿Qué es exactamente el cordón umbilical y por qué está ahí?

El cordón es lo que nutre de vida al bebé durante los nueve meses en los que está en gestación. Dentro del cuerpo de la madre, por ahí puede alcanzar todo lo que le hace falta. No solamente alimentos, si no también oxígeno y diferentes hormonas que genera la mamá para el cuidado natural de su bebé.

Es importante que el cordón umbilical no se vea afectado durante el parto. Sin embargo, en las ocasiones que esto ocurre, normalmente puede aplicarse una solución para que no haya mayores problemas. El detalle está en que el cordón umbilical se corta al nacer el bebé y es anudado por ligas, o también puede que por un dispositivo, que permite detener el sangrado.

Luego, cuando cicatriza, cae solo, pero esto requiere un aproximado de unos 7 a 14 días, en los que el cordón debe ser atendido con especial cuidado.

¿Cómo puedes cuidar del cordón?

Lo primero que debes saber es que la persona o el personal encargado de cuidar el cordón umbilical en su primer contacto con el mundo físico es el personal médico. Ellos son los que saben lo que hay que hacer y por tanto, pueden especializar un poco más la atención.

Debe hacerse de forma estéril, porque es un momento en que el bebé puede estar expuesto a un montón de infecciones y enfermedades. Es por eso que se procede a la profilaxis del cordón, en la cual se limpia de forma detallada y preventiva. De esta manera, se puede evitar que el cordón termine expuesto y lleno de bacterias.

La hora del baño

Los médicos sugieren que los padres deben perder el miedo al cordón. De esta forma, podrán aprovechar al máximo todos los cuidados y hacerlo bien.

Muchos, por supuesto, temen a la aterradora hora del baño. Esto porque el bebé es un pequeño ser humano, muy frágil y para el cual hay que tener especial atención durante este momento. Hay que cuidar que no se resbale, que no entre agua en sitios riesgosos como los oídos y que el bebé esté lo más cómodo posible.

Con respecto al cordón, es muy sencillo el aseo. ¡Más de lo que los mismos padres imaginan! La limpieza que debe hacerse debe ser con la misma agua y el mismo jabón que cae del baño del bebé. Sin más.

¿Cómo encargarte de la manipulación del cordón?

Se precavida a la hora de tocarlo. Con reserva, con atención. De esta manera, evitarás que el bebé se haga cualquier daño y que la cicatrización no se haga correctamente.

Debes intentar por todos los medios posibles que quede por fuera del pañal y que, además, también se encuentre lo más seco que se pueda. Puedes utilizar hisopos para evitar cualquier riesgo.

¡Lo que no debes utilizar!

Muchas veces los padres son traicionados por los mismos nervios primerizos. Es completamente normal. Sin embargo, es bueno que tengas en cuenta que debes evitar cosas por la esencia tan delicada del recién nacido.

Por ejemplo, aunque el agua oxigenada y el alcohol parezcan en principio una buena opción, en realidad no lo son. Irritan y pueden causar daño en la piel del bebé. Debes recordar que tu pequeño hijo no tiene las defensas que podría tener un adulto ante cualquier eventualidad. Es por eso que lo mejor es dejar estas cosas de lado.

El isodine y la clorhexidina tienen el mismo principio. Es por eso que también es lo mejor evitarlos. Pueden causar quemaduras en el recién nacido y su piel puede verse muy afectada sin que te des cuenta.

¡No creas en los mitos!

Se dice mucho alrededor del cordón umbilical. Sin embargo, es importante que no caigas en mitos que puedan perjudicar el cuidado que les des. No, el bebé no sufre y además, el cordón no duele mientras está cicatrizando. ¡No te preocupes por eso!

Así mismo, si ves que el cordón está extraño y presenta alguna anormalidad, como que esté inflamado, de un color raro, que huela feo o si sale alguna secreción o algún pus, entonces debes ir inmediatamente al médico, ya que no es normal.

¿Ya ves? ¡Cuidar en estos días a tu bebé es muy sencillo! Solo necesitas mucho amor y paciencia, ¡y estarán bien!

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...