¿Cómo se si mi bebé es sordo?

bebe sordo

Durante los primeros meses, el bebé depende absolutamente del cuidado de sus padres para cubrir todas sus necesidades básicas. En el momento en el que no se encuentra bien o experimenta algún tipo de tensión, serán sus padres los que tengan que averiguar qué es lo que le pasa y ofrecerle el alivio necesario para que vuelva a encontrarse bien.

Con el tiempo, todas esas cosas posibilitarán el desarrollo de la capacidad de pensar de nuestro pequeño. El problema llega cuando el bebé presenta una deficiencia, parcial o total es sus habilidades de comunicación, por ejemplo en su aparato auditivo.

En un bebé sordo será habitual por ejemplo, que cuando llora, el bebé no pueda llegar a tranquilizarse ya que no llegará a oír la voz de su madre. Eso lleva al pequeño a experimentar sentimientos de inseguridad, de abandono, y que el bebé no se sienta correspondido por sus padres.

Difícil de detectar

En este periodo, cuando el niño es aún un bebé, es muy complicado detectar una sordera o discapacidad auditiva.

Según algunos expertos, la sordera en bebés es más fácilmente reconocible a partir de los 2 o 3 años. Al ser más mayor, es más fácil percibir alguna dificultad en este sentido, ya que, por lo general, este problema altera su comportamiento.

Dejará de contestar a las llamadas de sus padres, pedirá que suban el volumen de la televisión, o de la música, y eso también influirá en su rendimiento en el colegio, al igual que en su conducta. Se mostrará más tímido ya que se sentirá inseguro.

Signos que nos dan la pista

Existen algunos signos y momentos en los que los padres pueden darse cuenta de que algo no va bien en la audición de su hijo. A continuación ofrecemos varios ejemplos:

  • Si el recién nacido no se despierta ni se asusta ante ruidos fuertes.
  • Si mientras juega hace más ruido del que sería habitual.
  • Si el bebé cuenta con más de 3 meses, y no reacciona cuando se le llama.
  • Si al cumplir el año no comienza a hablar.
  • Si durante este primer año, no balbucea ni se gira o responde ante los sonidos y las llamadas habituales en una familia
  • Si con dos años, aún no ha dicho ni papá ni mamá.
  • Si cuando cumple ya tres años, no dice palabras, sino que emite ruidos initeligibles.

Estos son sólo algunos ejemplos que pueden hacernos ver que nuestro bebé es sordo o padece alguna disfunción auditiva, por eso es importante que, en el momento en el que notemos alguno de estos signos, consultemos con el pediatra para que puedan hacerle un estudio completo.

Foto | valentinapowers

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...