Cómo se desarrolla el microbioma intestinal en las primeras horas tras el nacimiento del bebé

Los resultados de una investigación han permitido conocer un poco mejor cómo se desarrolla el microbioma intestinal tras el nacimiento del bebé, concretamente en las primeras horas de vida. Los expertos han identificado unas pocas especies bacterianas que están presentes en un ambiente anaeróbico contrariamente a lo que se creía anteriormente.

Microbioma intestinal del bebé recién nacido

Un grupo de investigadores del Hospital de Niños de Filadelfia (Estados Unidos) ha caracterizado cómo se desarrolla el microbioma intestinal en las primeras horas tras el nacimiento del bebé, se trata de un estudio que contribuye a comprender mejor cómo aparecen las primeras especies bacterianas en el sistema digestivo y las funciones que desarrollan.

Se conoce sobradamente la importancia del papel que desempeñan muchas especies bacterianas en el conjunto de la flora intestinal y en la salud humana, pero no se termina de comprender completamente cómo aparecen estas especies en la infancia y las funciones que desempeñan, por eso se ha llevado a cabo esta nueva investigación para arrojar algo más de luz sobre el tema.

Los investigadores analizaron las especies bacterianas presentes en 88 bebés afroamericanos, la razón de la selección se debe a las preocupaciones del creciente índice de obesidad infantil en este segmento poblacional. Merece la pena recordar que, según esta investigación de la Universidad de Colorado, el microbioma intestinal de los bebés puede ser un marcador precoz de la obesidad infantil.

Los expertos comentan que en un momento dado, el intestino de los bebés contará con cientos de especies diferentes de bacterias, pero nada más nacer podrían estar presentes únicamente 10 o menos especies bacterianas. Los investigadores querían saber por qué estas especies en particular son las que primero colonizan el intestino, y qué papel desempeñan durante las primeras horas de vida de los bebés.

El equipo de trabajo se centró en tres especies de bacterias, Escherichia coli , Enterococcus faecalis y Bacteroides vulgatus, ya que se observó que son las que predominan en la mayoría de recién nacidos. Procedieron al análisis del genoma de estas especies bacterianas para determinar por qué proliferan en los bebés, además, se caracterizaron las proteínas y los metabolitos que estaban presentes en el microbioma intestinal en esta etapa del desarrollo.

Para los investigadores resultó todo un desafío recopilar esta información, ya que cualquier ADN recolectado en las muestras fecales pertenece al bebé y no aparecen bacterias. De hecho, los expertos no lograron analizar una concentración bacteriana detectable hasta que no pasaron 16 horas tras el nacimiento. Tras observar el orden en el que las bacterias aparecieron y consumieron aminoácidos, se concluyó que el entorno inicial del microbioma intestinal es anaeróbico (sin oxígeno), es decir, lo contrario de lo que se creía hasta la fecha, donde el intestino se vuelve anaeróbico sólo después de que proliferen las comunidades bacterianas y consuman el oxígeno.

Los expertos han observado que los niveles de metabolitos generalmente eran equiparables a la detección de bacterias, ya que se trata de moléculas producidas por las bacterias intestinales, como es el caso del acetato y el succinato, elementos que incrementaron su presencia en las muestras donde se detectaron los microorganismos. Por otro lado, los niveles de proteínas seleccionadas, disminuyeron en muestras que contenían especies bacterianas, lo que sugiere que estos microorganismos podrían haber estado consumiendo las proteínas para promover el crecimiento. Hay que destacar que el análisis de las tres especies bacterianas estudiadas, reveló que estaban surgiendo múltiples cepas de cada especie de bacteria.

Estos resultados son de importancia, ya que sientan las bases para un estudio que permita determinar cómo el desarrollo del microbioma intestinal puede influir en el aumento de peso excesivo. De momento, se va a realizar un seguimiento a los bebés participantes en el estudio a lo largo de dos años para determinar durante cuánto tiempo están presentes estas especies bacterianas en el microbioma, las consecuencias de la actividad química inicial en los intestinos, cambios en el microbioma que pueden afectar a la salud, etc.

Sin duda, es un estudio interesante, ya que se trata de la primera pieza del puzzle para poder desarrollar el patrón del desarrollo del microbioma y sus implicaciones en la salud. Podéis conocer más detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la revista científica Nature Microbiology.

Foto | Cambridge Brewing Co.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...