Cómo saber si tu bebé padece hiperactividad

El 86% de consultas atendidas por la psicopatología infantil se resuelve con el diagnóstico de un trastorno de hiperactividad combinado con déficit de atención. Y cada vez más, la edad a la que acuden los padres a la consulta es menor ya que el trastorno puede desarrollarse también en bebés. Algunos síntomas son la inquietud, los lloros excesivos, la irritabilidad, las dificultades para dormirse, etc.

La alteración del sueño es uno de los síntomas de la hiperactividad en lactantes

Cada vez más padres son conscientes de la posibilidad que sus hijos sufran trastornos de hiperactividad asociados al déficit de atención. Los niños empiezan el cole, pasa el tiempo, y los padres se dan cuenta que sus pequeños no siguen el curso como deberían. Muchos también se comportan mal y son incapaces de mantenerse quietos encima de una silla. La situación se convierte en un problema, los padres llevan el niño al médico, y, muchas veces, se le diagnostica el TDAH: Trastorno de Déficit de Atención y Hiperactividad. Pero este trastorno se manifiesta de forma distinta en cada etapa de la vida. Y es posible que se haya desarrollado mucho antes. Incluso cuando nuestro hijo era un bebé.

Darwin planteó que «ciertas emociones innatas del lactante se manifiestan a través de sus propias expresiones faciales y actividades musculares posturales». Esto nos puede ayudar a comprender cómo los pequeños expresan sus emociones y sentimientos antes de comenzar a hablar: con señales corporales, sonidos y expresiones faciales. Antes de los 7 años, los niños con TDAH suelen ser especialmente hiperactivos e impulsivos y no será hasta unos años más tarde, cuando la conducta modulará y empezarán a reflejarse las consecuencias del déficit de atención, el trastorno del aprendizaje y los otros síntomas.

La voz de alerta

Si tenemos en cuenta que el niño pequeño se encuentra en pleno proceso de desarrollo, es importante tener claro que será difícil esclarecer dónde está la fina línea que separa la normalidad de lo patológico. ¿Cómo distinguimos si nuestro niño es simplemente muy movido o tiene un problema de salud? ¿Cómo podemos saber si nuestro bebé padece hiperactividad?

Aquí os damos algunas pistas: muchos de los niños que sufren hiperactividad són bebés excesivamente inquietos, llorones o irritables, y muy sensibles a los ruidos y sobresaltos. Otros tienen dificultades para dormirse, se despiertan muy a menudo y muchas veces lloran al abrir los ojos. Durante la etapa preescolar, los niños adquieren un perfil personal inquieto, impulsivo y despistado y prefieren gastar energías con juegos deportivos. La mayoría de ellos comienza a presentar entonces problemas en el aprendizaje y dificultades en el desarrollo gráfico.

Pero los signos de alerta en menores de 12 meses también pueden coincidir con otros trastornos distintos, como puede ser el autismo. Así que hay que ir con cuidado para no confundirlos y acudir a la consulta médica si las sospechas son claras. Como hemos dicho, los lactantes hiperactivos acostumbran a ser bebés poco reactivos a la voz, con problemas tempranos del sueño y de las conductas alimentarias. Pero si a partir del año, el pequeño desarrolla una expresividad facial pobre y un claro desinterés por el medio y las personas que lo rodean, al mismo tiempo que aparecen actividades motoras estereotipadas, provablemente ya estaremos hablando de otro trastorno, como podría ser el autismo.

Actualmente, el 86% de consultas atendidas por la psicopatología infantil se resuelve con el diagnóstico de un trastorno de hiperactividad combinado con déficit de atención. Y cada vez más, la edad a la que acuden los padres a la consulta es menor. La conciencia sobre el problema es creciente y tanto las familias como los profesionales que trabajan con ellos solicitan que el diagnóstico sea lo más precoz posible. Aún así, también se debate la posibilidad que se esté sobrediagnosticando el problema y se medique a niños, que en realidad tienen mucha energía pero no padecen ninguna patología.

Fuente: Hiperactividad en el niño preescolar en biopsico.com.br
Foto: Víctor Valenzuela en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, media: 4,00 de 5)
4 5 5
Loading ... Loading ...