¿Cómo puedes saber si tu hijo quedó con hambre luego de darle su comida?

Muchos niños pueden quedar con hambre pero no saben como expresarlo de la forma correcta, aprende las señales

Si tu hijo tiene hambre luego de comer, así puedes saberlo

La verdad es que a lo largo del tiempo han acontecido ciertas dudas y miedos sobre el poder de nutrición de las madres, de su pecho.

Y es que, ciertamente la duda de si un bebé tendrá hambre luego de mamar se les pasa por la mente más de una vez a casi todas las madres lactantes. Pero, ¿cuál es el motivo para pensarlo si, son muchas las generaciones que han crecido sanas debido a la leche del pecho de su madre?

Lo común es que una mujer produzca leche suficiente para alimentar a su pequeño e, inclusive, a sus hijos gemelos, debido a que el pecho funciona con relación a la solicitud que efectúe el bebé. Por ello, es complicado en la práctica que el bebé se quede con ganas de más al culminar de mamar.

Cuanto más se le pide al pecho, más leche va a producir debido a la estimulación del pezón que efectúa el bebé. Y es que, si disminuimos la cantidad de tomas, el pecho va a pasar a producir menos cantidad de leche.

¿Aún piensas que tu hijo puede quedar con hambre?

Podría darse el caso de que el pequeño se quede con hambre luego de ser amamantado. Pero, tal y como dicen los expertos, el motivo no estaría en la baja producción de leche debido a que, como hemos dicho anteriormente, el pecho es un órgano que marcha a demanda. Normalmente obedece a faltas en la técnica de la lactancia.

Por lo que, unir el pecho y el biberón es una ayuda para asegurarnos que se queda satisfecho, no conseguir el enganche que necesita el niño al pecho o aguantarnos el dolor de la mama y muchos otros.

¿Cómo puedo saber si mi hijo queda con hambre?

Para solucionar esta inquietud hay cosas que debes tomar en cuenta: Que no se haya notado el aumento de leche dentro de los tres o cuatro días luego del parto. Que el bebé realice al menos de seis a ocho tomas diarias y que no se encuentre muy interesado en mamar.

Que no realice casi deposiciones o que continúen siendo de color muy oscuro en vez de grandes, pastosas o amarillas y líquidas. Que tengamos que estarlo despertando cada vez que lo vamos a poner al pecho. Que haga menos de 4 micciones al día.

Al mismo tiempo, debes recordar: “el llanto en el bebé no es el mejor indicador de que haya quedado con hambre. Así que, si tu bebé llora, es mejor que busques otros motivos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...