¿Cómo proteger al bebé del calor?

Las altas temperaturas pueden provocar reacciones en la piel del bebé e incluso otros malestares. En este verano tomas las medidas acertadas para resguardar al bebé del calor.

Protege a tu hijo del calor

El sistema regulador de los recién nacidos todavía está formándose. Por ello, son más vulnerables a las olas de calor o los días veraniegos. La temperatura de sus cuerpos aumenta 3-5 veces más rápido que la tuya. Por eso te contamos cómo proteger al bebé del calor.

Lo primero que debes saber es que las variaciones ocurren porque sus reservas de agua son menores que la de los adultos. Lo bueno, es que si tiene calor te enviará algunas señales: sollozos, falta de apetito, dificultad para dormir y malhumor. En las horas de mayor calor baja las persianas y ten las ventanas cerradas. Si tu peque tiene escasos meses, la temperatura idónea es de 24 a 25ºC durante el día. De noche será un máximo de 23ºC. Aclimata su cuarto cuando esté afuera y apaga el aire apenas entre. Ten especial cuidado con los choques drásticos, pues podrían pescar un resfrío o recibir un golpe de calor.

Consejos para proteger al bebé del calor

Para proteger al bebé del calor dale alimentos abundantes en agua, frutas de la época u hortalizas frescas. Puedes apelar al yogur que es de gran ayuda en estas circunstancias. ¿Lo amamantas? Necesitarás hacerlo con mayor regularidad.

Si tiene calor sudará, así que necesitará rehidratarse. Si tiene más de seis meses, ofrécele agua entre las comidas. Hazlo con cuidado para que no se llene solo con eso. Hasta cumplidos los 6 meses, está prohibido aplicarle protector solar, ya que podría originar alergias. Antes de los 4 meses mantenlo alejado de la playa. Toca su nuca y espalda para revisar su temperatura. La ropa apretada o excesiva puede provocarle sarpullido.

Guía para el uso del aire acondicionado

El aire no pude darle directamente al cuerpo y mucho menos a la cara. Cuida que la variación entre la casa y la calle no alcance los 10ºC. Este aparato reseca los ambientes, así que incluye un humidificador. Una solución simple en un recipiente con agua. Descarta tenerlo funcionando por largos periodos. Cerciórate que los filtros estén limpios. Ponle un enterizo fino y calcetines. Lee más sobre el uso del aire acondicionado en hogares con bebés y niños pequeños. 

Ropa y accesorios

Inclínate por el lino o algodón en sus prendas. Prefiere aquellas que también sean de tonos suaves porque casi ni retienen el calor y un corte holgado. Durante el día apela a un enterizo, permite que sus piernas queden libres y complementa con calcetines algodonosos.

Escoge sábanas, protectores y un colchón transpirable. Si en su cuarto hace demasiado calor, no dudes en pasarlo a otro. Su silla de paseo también necesitará capota y sombrilla para que continúes con la rutina de los paseos. Te aconsejamos hacerlos temprano en la mañana o casi al finalizar la tarde, cuando la temperatura está más tolerable.

Otros consejos para resguadar al chico

Si notas que suda, retira alguna de las prendas. Si es muy abundante el sudor, sécalo con ayuda de una tolla y hazle un cambio de ropa. Podrás bañarlo varias veces al día e incluso enfriar ligeramente el agua, pero también reserva un baño a la hora acostumbrada.

Si sufre un golpe de calor baja su temperatura usando compresas frías o ventiladores. Descarta los antitérmicos porque podrían agravar el cuadro. Luego, permite que descanse y acuéstale de lado.

Si notas que los síntomas superan la hora, llévalo sin tardanza a un especialista. Un niño debería tomar máximo 60 mililitros de agua por cada kg de su peso. En el caso de los bebés, sería 500 ml si tiene 10 kg. No esperes a que dé señales de tener sed, ofrécele agua cada par de horas.

Tampoco lo dejes en el auto solo, mucho menos con los cristales arriba. Si la temperatura externa es próxima a los 39ºC, dentro del vehículo fácilmente alcanzará los 70ºC.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...