Cómo evitar el hipo de tu bebé

evitar el hipo del bebe

Los padres extremamos las precauciones y la vigilancia con los bebés recién nacidos, cualquier hecho es motivo de alerta, un ejemplo sería el hipo en los bebés. El hipo o singulto, es un espasmo involuntario del diafragma que se repite varias veces por minuto, se produce porque el aire que fluye hacia el interior de los pulmones provoca el cierre de la epiglotis creando el típico “hip”.

El hipo en los bebés es uno de los causantes de nuestra alarma. Puede parecernos que nuestro pequeño está sufriendo terribles molestias por su culpa, sin embargo, parece que a los bebés no les resulta algo tan desagradable como a los adultos; cuando el bebé tiene hipo no siente dolor ni ningún tipo de molestia.

El hipo es algo muy común, especialmente entre los recién nacidos. Es completamente inofensivo y no es necesario ningún tipo de tratamiento ni especial atención. Al igual que aparece de manera repentina desaparece de la mis ma forma. Su frecuencia va reduciéndose a partir de los seis meses de edad de nuestro hijo.

Al bebé no le molesta el hipo

Lo normal es que esta sensación no dure mucho tiempo en los bebés. Con lo cual, no son necesarios grandes esfuerzos o prácticas para eliminarlo.

Los adultos solemos echar mano de múltiples trucos para acabar con el cuando los sufrimos. Entre los numerosos remedios caseros, los más populares son: con un buen susto, bebiéndose un vaso de agua con la nariz tapada, o aguantando la respiración por algunos segundos. En otros casos se tiende a repetir muchas veces una acción, otros prefieren concentrarse… Aunque hay que decir que estos métodos funcionan para algunos, pero para otros no.

Es obvio que no es recomendable utilizar este tipo de métodos con los bebés. No hay fórmulas extraordinarias para quitarle el hipo a un bebé, pero sí que existen algunas ideas que pueden ayudar a evitar el hipo a los más peques de la casa.

Consejos útiles para lactantes

Éstas son algunos:

  • Es más probable que el bebé tenga hipo si traga aire mientras se le está amamantando. Si la mamá percibe este hecho, tendrá que parar de dar el pecho a su bebé, esperar algunos minutos y reiniciar posteriormente la tarea de amamantarlo, intentando evitar esta vez la entrada de aire.
  • El mismo procedimiento es el que se debe seguir si el bebé comienza a mamar excesivamente rápido. Habrá que apartarlo del pecho, dejar que descanse un poco, y colocarlo de nuevo para que continúe.
  • Tras darle el pecho a tu bebé, no te olvides nunca de colocarlo en posición vertical para que le resulte más sencilla la eliminación de aire.
  • Las variaciones de temperatura también pueden inducir el hipo. Para evitarlo, lo ideal es que el bebé siempre se encuentre en un ambiente sin corrientes y abrigado.

En el único caso en el que tendréis que acudir al médico, será cuando el bebé mantenga el hipo durante largos periodos y esto se repita de manera frecuente.

Vía | www.blogbebes.com
Foto | masochismtango

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...