¿Cómo es la memoria de un bebé?

como es la memoria de un bebe

Intentar saber qué es lo que se le pasa por la cabeza a un bebé cuando nos mira, nos sonríe, o el motivo por el cual agradece más las caricias y los mimos de unas personas que de otras es todo un misterio.

Los bebés son capaces de reconocer a las personas, lo que supondría una evidencia clara de que existen cosas que pueden recordar, pero otra incógnita importante es saber como funciona la memoria de los bebés, ¿tal y como la conocen los adultos o de una forma completamente distinta?

Los bebés nos reconocen

Este reconocimiento se origina en el bebé desde su nacimiento y compone la forma más sencilla de memoria. Los bebés aprecian un objeto como algo que observaron en el pasado, lo que no exige un gran esfuerzo de recuperación, sin embargo, parece que comienzan a olvidar toda esa información prácticamente de la misma manera en la que la conocieron, de inmediato.

Con el paso del tiempo, la memoria del bebé va ampliándose, aunque en el caso de los bebés más pequeños, la tendencia es la de reconocer y recordar sobre todo los aspectos cotidianos que tienen un efecto directo en su recién estrenada vida.

En los más chiquitines, de dos y tres meses, los recuerdos se pueden recuperar aproximadamente a las dos semanas de haber sido olvidados. Por otra parte, los que son un poco más mayores, los de seis meses pueden recordar sencillamente cuando ha pasado únicamente una semana de haberlos olvidado, ya que son más resueltos a la hora de recopilar y extraer los recuerdos.

El recuerdo de lo que no ven

Hasta hace unos años se pensaba que los bebés no estaban preparados para recordar los objetos que no estaban a su vista (escondiéndolos o tapándolos con algo), aunque ahora queda demostrado que no es así.

Tras varios estudios, se demuestra lo que se ha denominado “Permanencia del Objeto“, es decir, ser conscientes de algo que sigue existiendo aunque no podamos verlo, es decir, la conciencia sobre la existencia de objetos o personas que no se encuentran ante nuestros ojos.

Pero el momento clave es a los siete meses, donde los bebés comienzan a dar muestras de que tienen recuerdos sobre su vida diaria.

Para ello, la ayuda de los padres es importantísima, así como la repetición frecuente de una serie de sucesos, aunque hay otros factores que también favorecen al desarrollo de la memoria en los bebé, como la asistencia a la guardería o la contemplación, durante algunos periodos de tiempo, de la televisión.

Vía | www.webdelbebe.com
Foto | _Shward_

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...