Cómo debe ser una habitación infantil segura

Son muchos los elementos a tener en cuenta para garantizar la seguridad infantil en la habitación de los niños, paredes, ventanas, puertas, suelo, mobiliario… por fortuna, en el mercado podemos encontrar todo tipo de medidas que ayudarán a crear una habitación segura.

Seguridad de los niños en el hogar

A través de Segurbaby, empresa líder en el sector de productos destinados a la seguridad infantil y a la prevención de accidentes infantiles, hemos podido saber cómo debe ser una habitación infantil segura. Cualquier elemento de la habitación debe tener en cuenta, paredes, suelo, ventanas, puerta, mobiliario y equipamiento, en cualquier lugar se puede producir un accidente infantil que habría sido prevenible tomando las medidas de seguridad oportunas.

Empezando por el suelo de la habitación, dada su estrecha relación con los bebés al empezar a gatear y andar, el suelo debe ser cálido, agradable, ligeramente blando, y debe ser antideslizante, algo que ayudará a reducir las consecuencias de las caídas irremediables que sufren los bebés al querer ser autónomos y desplazarse por la habitación. Con estas características se favorece que los bebés puedan desarrollar sus habilidades motrices con el mínimo riesgo. Las paredes deben estar pintadas con pintura atóxica y lavable, recordemos que las pinturas pueden contener elementos químicos que pueden afectar a la salud del bebé, como por ejemplo el plomo.

Las ventanas y los balcones deben ser inaccesibles a los niños, deben contar con mecanismos de seguridad que impidan que los niños puedan abrir las puertas de acceso, pero no se recomienda utilizar rejas ,ya que serían un problema para poder acceder al interior de la habitación desde el exterior en caso de incendio. Hablando de ventanas, hay que evitar colocar la cuna debajo de una ventana pues se facilita a los niños un modo de acceder a ellas.

La iluminación es otro aspecto a tener en cuenta, se debe proteger a los bebés de la exposición directa a la luz, ya que los ojos todavía no se han desarrollado y necesitan protección. La puerta de acceso a la habitación debe contar con medidas de seguridad como los mecanismos que evitan que los niños se pillen los dedos, además es interesante instalar una barrera de seguridad para evitar que puedan salir del espacio protegido. Los enchufes son otro de los elementos que se deben proteger para evitar que los niños puedan introducir en ellos los dedos, para eso en el mercado podemos encontrar una amplia variedad de protectores de enchufes que serán muy eficaces. Estas son algunas cuestiones a tener en cuenta sobre los elementos que se consideran inamovibles de una habitación para garantizar la seguridad de los niños, ahora pasemos al mobiliario y demás equipamiento.

Segurbaby

La cuna debe contar con los certificados de seguridad comunitarios que garantizan que ha sido testada y no supone un riesgo para el bebé, el colchón debe ser firme y adecuado para el peso del bebé. Todos los muebles que estén en la habitación deben contar con cantos redondeados, no deben tener aristas, ni herrajes u otras piezas que se puedan desmontar y tragar accidentalmente, será interesante que el mobiliario auxiliar que se puede considerar inestable, sea anclado a las paredes a fin de evitar que puedan volcarse y caerse sobre el niño.

Las cortinas, los cordones y las correas de persianas deben quedar fuera del alcance de los niños, podrían jugar con ellos y sufrir un lamentable accidente, al respecto os recomendamos leer este post en el que los especialistas explican el elevado riesgo que tienen los niños de sufrir un estrangulamiento accidental con estos elementos. Los juguetes de cuna deben ser blanditos, no deben contener piezas pequeñas y desmontables y no deben tener pelo, cuando los niños son más mayores y ya gatean o caminan por la habitación, los juguetes deben ser adecuados a la edad y deben ser accesibles para que puedan jugar con ellos, en caso contrario se corre el riesgo de que los niños utilicen todos los recursos posibles para conseguirlos y puedan sufrir un accidente.

Es interesante contar con una luz quitamiedos, tanto para tranquilidad de los pequeños como para que los padres puedan atender a los niños sin tener que encender la luz y despertarlos. Un punto de luz brinda a los niños una referencia en la oscuridad y los tranquiliza en el caso de que se despierten. Cuando los niños pasen de la cuna a la cama infantil, la barrera de seguridad para la cama es necesaria, con ello se evitará que se puedan caer. Esta barrera debe contar con los certificados de seguridad oportunos y hay que asegurarse de que la que se ha escogido es la adecuada para la cama, no deben quedar huecos que faciliten el atrapamiento de los pequeños.

Estos son algunos consejos para poder garantizar un poco más la seguridad de la habitación infantil, a través de la página web de Segurbaby podréis conocer todas las propuestas para conseguir que una habitación sea muy segura para los niños.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...