¿Cómo dar el pecho al bebé?

La lactancia materna es fundamental para el desarrollo del bebé. Por eso, hay que prestar especial atención a cómo se debe colocar el bebé para darle el pecho. Para ello, existen varias posturas, entre las que destacamos: la tradicional, la de decúbito lateral o la de rugby. Para saber si le estamos dando bien el pecho a nuestro hijo, hemos de fijarnos en si su mandíbula y sus orejas se mueven.

En los centros sanitarios te informarán de cómo dar el pecho a tu bebé

Como ya he repetido en varias ocasiones anteriores, la alimentación de los bebés es un tema de suma importancia, pues incide directamente en el desarrollo físico, psíquico y social del pequeño. En esta ocasión, os hablaré de cómo las madres han de amamantar a sus recién nacidos. La lactancia materna se ha de iniciar lo antes posible, pues así el recién nacido recibirá una correcta alimentación, ya que la leche materna aporta todos los nutrientes necesarios para su crecimiento. A medida que vayan pasando los meses, se podrán incluir alimentos de otro tipo en la dieta del bebé, tal y como ya expuse en post anteriores.

Las tomas del recién nacido no tienen ni un tiempo ni una duración fija, sino que son a demanda del pequeño. Muchos especialistas opinan que éstas nunca se deben limitar, ni en la duración ni en la frecuencia. El lactante es capaz de regular sus necesidades alimenticias, ya que cada niño tiene unas necesidades variables. En este sentido, debéis saber que la frecuencia de las tomas es superior durante los primeros días y comienza a disminuir entre el tercer y séptimo día. En definitiva, la única norma que se puede aplicar en estos casos es la de que el niño o la niña es quien marca sus propias necesidades alimenticias.


Debido a que la alimentación de los primeros meses depende casi exclusivamente de la madre, muchas de ellas se preguntan cuál es la forma adecuada para dar el pecho al bebé. En el hospital o centro sanitario en el que distéis luz a vuestro hijo o hija os darán unas indicaciones para que la lactancia sea lo más eficaz posible. De todas formas, yo aquí os las resumo. Para empezar, el niño ha de estar frente al pecho de la madre, teniendo cuidado de no flexionar el cuello. Si el niño tiene la boca cerrada, se ha de provocar el reflejo de búsqueda tocando los labios del neonato con el pezón de la madre. De esta manera el niño, abrirá la boca, instintivamente, cogiendo el pezón y, sobre todo, la parte inferior de la areola. En caso de que la posición fuese incorrecta o que tuvieses que retirar al niño del pecho, lo más aconsejable para apartarlo es introducir un dedo en la comisura de la boca del niño. Cuando se da de mamar a un niño, hay que asegurarse de que la lengua y la mandíbula del pequeño estén por debajo del pezón. Podremos comprobar que la técnica es correcta si existe un movimiento en la mandíbula y en las orejas del bebé. Si en una toma has ofrecido un pecho, en la siguiente has de continuar por el mismo, y no pasar al otro hasta que el primero se haya vaciado. De esta manera, controlaremos mejor qué pecho se vacía antes.

Por último, has de saber cuáles son las posiciones más adecuadas para dar el pecho a un bebé. A continuación de enumero las más importantes:

  • La posición tradicional. La madre ha de estar sentada cómodamente y con la espalda apoyada. El ombligo del niño y de la madre están uno frente al otro. El niño ha de estar girado completamente y con el cuerpo alineado.
  • La posición de decúbito lateral. La madre está acostada en decúbito lateral con un cojín en la cabeza. El niño está colocado a su lado, de cara a la madre, de manera que el pezón le queda a la altura de la nariz.
  • La posición de rugby. Esta posición está especialmente indicada en gemelos, partos por cesárea y recién nacidos que necesitan ayuda suplementaria con técnicas de succión.

Foto: Daquella manera en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...