Cómo ayudar al bebé a empezar la guardería

Aprende cómo ayudar a tu hijo a empezar la guardería y a adaptarse a este nuevo entorno.

Cómo ayudar al bebé a empezar la guardería

Uno de los cambios más importantes que tienen lugar en la vida del bebé es la entrada a la guardería. Los centros actuales realizan una adaptación para que así todo resulte más sencillo. Aún así, los padres podemos llevar a cabo algunas pautas para que nuestros hijos empiecen la guardería felices.

Consejos para ayudar al bebé a empezar la guardería

  • Ratos a solas: es importante preparar al bebé para empezar la guardería. Y una de las mejores formas de hacerlo es dejándole ratos en casa con alguna persona del entorno, como un familiar o un amigo. De este modo el pequeño comprenderá que sus padres se van, pero luego vuelven. No va a quedarse solo.
  • Objeto personal: para que la adaptación le resulte más sencilla es muy recomendable que el bebé lleve con él algún objeto personal que le haga sentir bien, como una manta o un peluche, por ejemplo. Los padres sabemos cuáles son los objetos por los que nuestros hijos sienten más apego, así que solo tenemos que elegir aquel que le aporta mayor seguridad.
  • Explicar: aunque los más pequeños no puedan comprender todo lo que les decimos los adultos, es muy conveniente que le expliquemos a nuestro hijo qué es la guardería y qué va a hacer allí, siempre de un modo positivo. Hay que señalarle que es un espacio en el que podrá jugar, divertirse y, además, conocer a otros niños.
  • Actitud: nuestra actitud como padres es muy importante. Por lo tanto, debemos mostrarnos positivos y alegres. De lo contrario, si el bebé nota que estamos tristes o nerviosos, él también actuará así. En la guardería lo mejor es despedirse rápido, aunque el niño se queje.
  • Ropa: siempre es recomendable preguntar en la guardería que deben llevar los bebés. Por lo general, tienen que llevar muda y pañales. Además, algunos centros indican cómo vestir a los bebés. En cualquier caso, tenemos que vestir a nuestros hijos de forma cómoda, con prendas que sean fáciles de quitar y poner.
  • Con calma: y, por último, lo mejor y más recomendable es establecer una rutina tranquila y calmada para nuestros hijos. Unos días antes de empezar la guardería conviene que poco a poco vayamos adaptando sus horarios, haciéndoles madrugar y desayunando en familia.

Teniendo en cuenta estos consejos podemos hacer que la adaptación a la guardería de nuestros hijos sea mucho más sencilla y llevadera, tanto para ellos como para nosotros.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...