Cojín Mimos para prevenir deformidades craneales en los bebés

Prevención de las deformidades craneales en los bebés

Hoy queremos hablar del Cojín Mimos, un producto especial que garantizará el buen desarrollo del bebé durante los primeros meses de vida. Como sabemos, el cráneo de los bebés es frágil y moldeable, sus placas óseas son móviles y gracias a ello pueden atravesar el estrecho canal vaginal en el momento del parto. La fragilidad y la maleabilidad de los huesos se mantienen durante varios meses, ya que las placas o fontanelas, todavía no se han soldado, si un bebé pasa mucho tiempo tumbado, sea durmiendo, paseando… y manteniendo la misma postura, pueden producirse deformidades craneales debido a la presión que sufre el cráneo durante su crecimiento, braquicefalia, plagiocefalia, escafocefalia, etc.

Una buena solución para evitarlo es el Cojín Mimos para prevenir deformidades craneales en los bebés, cojín que ha sido testado y avalado por diversos especialistas, neurocirujanos, pediatras, fisioterapeutas pediátricos, es el único cojín que cuenta con la aprobación médica, garantía que debemos tener en cuenta si estamos buscando un producto de estas características.

El Cojín Mimos permite que el cráneo del bebé descanse reduciendo la presión en cada punto de la cabeza, logrando que el crecimiento y desarrollo del cráneo y del cerebro no encuentren obstáculos que provoquen las deformidades antes señaladas. La presión se llega a reducir hasta cuatro veces por centímetro cuadrado en comparación con otros cojines o almohadas para bebés.

Como elemento preventivo, el Cojín Mimos resulta muy eficaz, especialmente durante los primeros meses (de 0 a 6), para aquellos bebés que sufren algún tipo de deformación o muestran indicios de su formación, el cojín es ideal como parte del tratamiento, aunque hay que decir que serán los especialistas médicos quienes determinen su utilización ya que cada caso es distinto y puede requerir otro tipo de tratamientos.

El Cojín Mimos presenta unas características muy especiales para poder reducir la presión, para empezar, tiene una cavidad central que permite un ajuste de la cabeza, lo que hace que aumente la superficie de contacto con el cráneo, a mayor contacto menor y más repartida es la presión. Otro aspecto interesante a destacar es la composición y diseño del cojín, el tejido está formado por una estructura tridimensional interna de poliéster como si se tratase de un acolchado, entre las capas de los tejidos existe un 94% de espacio libre que permite la circulación del aire. Al ser tan transpirable no existe ningún problema en el caso de que el bebé se girara para dormir de lado o le cubriera la cara, podría seguir respirando sin riesgo de ahogo gracias a la particularidad descrita.

Infocefalia

El Cojín Mimos es muy suave y agradable al tacto, está fabricado en algodón 100%, algo necesario con todos aquellos tejidos que entran en contacto con los bebés, además cuenta con las certificaciones correspondientes que acreditan la ausencia de alérgenos asociados a los problemas de alergia o irritación en la piel, como por ejemplo la dermatitis atópica. Recordemos que todas estas garantías están amparadas en la certificación Oekotex Classe 1, certificado que garantiza la calidad y seguridad de los tejidos que entran en contacto con la piel del bebé.

El Cojín Mimos está diseñado para bebés de 0 a 3 meses de edad y de 2 a 8 meses de edad, aunque también puede ser utilizado hasta los 12 meses de edad. Dispone de distintas fundas en color blanco y rosa para cada etapa evolutiva, ya que el tamaño y peso de la cabeza varían durante el desarrollo. El precio del cojín es de 40 euros y las fundas se comercializan a 8 euros, como complemento también podemos adquirir, por unos 15 euros, un cranómetro, una herramienta que sirve para medir las deformidades craneales periódicamente. En Infocefalia creen que no es acertado para los bebés que sufren estos problemas, ser visitados y controlados por los especialistas una vez al mes, el seguimiento debe ser más constante ya que el crecimiento craneal se va reduciendo y a medida que se solidifican las placas, la recuperación se hace más complicada.

Con el cranómetro podremos controlar el tamaño del perímetro craneal, la incidencia de la deformación y saber si el posicionamiento del bebé es el correcto y está dando resultados. Encontramos muy interesante esta herramienta, al igual que su precio, tan sólo 15 euros.

Hay mucho más que destacar sobre el Cojín Mimos, os recomendamos acceder a la web oficial de Infocefalia para conocer con más detalles los riesgos asociados a las deformidades craneales y los posibles métodos de prevención o tratamientos que se aplican en la actualidad.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...