Claves para decorar la habitación de tu bebé

Durante la dulce espera, uno de los actos que causa mayor ilusión es preparar el dormitorio del pequeño. Si estás lista para embarcarte en esta aventura, querrás seguir estos consejos que te ayudarán a crear el mejor ambiente para él.

Claves para decorar la habitación de tu bebe

Cuando hay un bebé en camino, la familia entera se involucra en todo lo relacionado a sus cuidados y bienestar. Es normal que tanto tú como tus parientes vuelquen lo mejor de sí para acogerlo y brindarle toda comodidad necesaria para su sano crecimiento. Por ello, al momento de decorar su habitación, intenta combinar estilo, funcionalidad y practicidad. Lo harás fácil tomando en cuenta los consejos que acá te brindamos. No pierdas detalle.

¿Cuál es la mejor habitación para el bebé?

Todo parte de la elección de la habitación. Esta decisión no la puedes dejar al azar. Para que tu pequeño reciba confort y seguridad, el dormitorio que escojas debe contar con unas características fundamentales: 

  1. La luz solar que reciba debe ser generosa. Recuerda que los rayos UV lo llenan de alegría, lo mantienen aireado y le proporcionan parte de la vitamina D que requiere para la formación de huesos y dientes.
  2. No debe colindar con calles muy transitadas porque puede causarle problemas para conciliar el sueño. Tampoco optes por un cuarto que esté cerca de los pasillos, ya que será muy sencillo que despierte a causa del bullicio externo.
  3. Si está cerca de la tuya muchísimo mejor. De esta manera podrás oírlo cuando se queje y atenderlo mucho más rápido cuando necesite de ti.

¿Cómo debe ser la ambientación?

Los matices terrosos aportan un aire natural al dormitorio del pequeño. Podrás notar la atmósfera cálida que propician y el efecto tranquilizador que causarán en tu bebé. Otra alternativa la constituyen los colores pasteles. Desde hace mucho se volvieron los favoritos para adornar el dormitorio de los recién nacidos, dado que favorecen su descanso.

Si elegiste “sorprenderte” y pasaste de conocer el sexo de tu bebé, los grisáceo o beige son tu opción. Utiliza uno de ellos como base, y luego en el mobiliario incorpora una tonalidad más fuerte para darle un poco más de modernismo y/o frescura. Puedes aventurarte también con el papel pintado en sus diversos diseños. Con seguridad encontrarás alguno ideal para tu hijo.

Maderos descoloridos

Una de las tendencias más actuales consiste en combinar los tonos blancos con muebles de madero “lavado”. Lo relevante acá es que los muebles parezcan extraídos directamente de la naturaleza. Por ende, deja de lado los que tienen brillo o cualquier detalle similar.

Textiles coloridos

Puedes escoger cortinas, alfombras cojines y demás textiles estampados, con diversos patrones o tonos. Asimismo, adecuarlos a la época del año o a su edad, conforme vaya creciendo. No te limites. Juega con texturas o materiales para felpudos o almohadones, así lo incentivarás a descubrir el mundo que le rodea. Procura que sean antialérgicos para evitar inconvenientes, al menos en sus primeros meses.

El mimbre cobra protagonismo

Tendrás mil alternativas para incorporarlo en la estancia y agregarle jovialidad. Puedes encontrar el mimbre en sillones, alfombras, cunas, cestas e incluso en el lecho. Realzará al instante la naturalidad del cuarto y lo hará mucho más chic.

Los excesos quedan descartados

Procura que cada elemento o pieza que esté en el dormitorio sea netamente funcional, ya sea para su distracción o para sus cuidados. La abundancia de elementos puede dificultar su movimiento o representar un riesgo para él. Llenar el cuarto de juguetes no es necesario. Si está recién nacido bastará con su cuna, un gavetero, un cambiador y un sillón para que puedas amamantarlo. Obvia la televisión y demás equipos tecnológicos. Permítete tener un pequeño reproductor para colocarle música y un móvil. Haz algún dibujo en la pared o coloca unas fotos familiares. A medida que crezca, podrás ir añadiendo más cosas.

La iluminación perfecta

Para una iluminación más tenue que te permita arrullarlo, recurre a una lumbrera de pie. Para cuando está despierto y lleno de energía, nada mejor que una lámpara central en el techo. El último detalle lo aportan las cortinas que regulan la entrada de luz.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 1,00 de 5)
1 5 1
Loading ... Loading ...