Cianosis infantil: síndrome del bebé azul

Se la denomina como el “Síndrome del bebé azul” ya que justamente los pequeños que la padecen presentan una coloración azulada violácea en la piel y en las mucosas, sobre tood en la zona de las manos, los pies y los labios. Es un problema que se presenta por diversas causas, será esa causa la que determine su gravedad y el tratamiento necesario.

Lo anterior se debe a que la cianosis en realidad no es en si misma una enfermedad, sino que es realmente la manifestación de una condición, básicamente a la deficiencia de oxígeno en la sangre y en los tejidos del cuerpo del niño, problema que se puede deber a enfermedades cardíacas o a otras situaciones puntuales.

Es importante diferenciar la cianosis ligera que puede producirse por baja temperatura y que luego desaparece, de la cianosis generalizada que puede deberse a problemas respiratorios o malformaciones cardíacas. La coloración azul está evidenciando que los glóbulos rojos están mal oxigenados, ya que hay que recordar que la coloración de la piel del bebé o de cualquier individuo se determina por los pigmentos que posee y por el flujo sanguíneo que circula por ella.

Cuando la sangre se encuentra saturada de oxígeno se presenta de un color rojo fuerte y saludable, mientras que si pierde su oxígeno en cambio se ve de color rojo azulado oscuro o morado, cuando la proporción de sangre con deficiente oxigenación se hace cada vez mayor y perdura en el tiempo se puede decir que el individuo presenta cianosis.

Las causas por las cuales los bebés pueden tener falta de oxígeno en la sangre son muchas, algunas de ellas son la presencia de asma, de bronquiolitis, de neumonía, asfixia o un cuadro de ahogamiento inminente. También se presenta en casos de niños con problemas en los pulmones y las vías respiratorias, como ahogamiento de las vías respiratorias, convulsiones o contención de la respiración.

En otro orden muchos casos demuestran la presencia de problemas en el corazón como insuficiencia cardíaca, paro cardíaco o anomalías cardíacas congénitas. Otras causas pueden ser sobredosis de medicamentos o exposición al aire frío o al agua a bajas temperaturas, esto último se puede evitar abrigando bien al niño cuando se lo saca a ambientes exteriores.

Vía | Guía Infantil
Foto | Buena Salud

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...