Caries del biberón

Dientes de leche

Según la pediatra María Luisa Serrano, alimentar a los bebés mientras duermen favorece la aparición de la caries del biberón. Hasta ahora sabíamos que la caries del biberón era la primera causa de caries en los bebés y los niños más afectados son aquellos a los que se les permite estar todo el día con el biberón o chupar un chupete endulzado.

La caries del biberón puede afectar a los niños desde la aparición del primer diente aunque en algunas ocasiones pasa desapercibida hasta que el niño no ha cumplido algo más de un año. Una de las señales indicadoras de la presencia de caries en los bebés serían unas manchitas blancas localizadas en los incisivos superiores que poco a poco se hacen más amarillentas, extendiéndose y haciéndose cada vez más oscuras.

Tomar continuamente el biberón o dejárselo por la noche con el propósito de que se quede dormido no resulta recomendable, la explicación es que los restos de azúcares que se quedan entre los dientes se convierten en ácido por las bacterias residentes en la boca, ácido que poco a poco dañaría el esmalte dental. Otro dato a tener en cuenta es que son dientes de leche y por tanto presentan menos densidad y resistencia, con lo que las bacterias de la caries atacarían con mayor facilidad.

Ahora además sabemos que alimentar a los bebés mientras duermen también favorece la caries, la experta indica que el hecho de dormir reduce el efecto limpiador de la saliva y por tanto aumentan los restos de azúcares entre los dientes con las consecuencias que antes hemos indicado. La caries del biberón es muy destructiva pudiendo afectar hasta 15 piezas dentales e incide en niños con edades comprendidas entre los 6 meses y los 5 años. Para evitar la caries del lactante o biberón, lo mejor es no dejar que el biberón sea como un juguete y se lo demos al niño para que se tranquilice y tampoco deberemos alimentarle mientras duerme. Con respecto a los chupetes, no es nada recomendable endulzarlos, ya que el exceso de azúcar facilitaría la aparición de la caries.

La higiene bucal infantil es muy importante, después de cada toma se pueden limpiar las encías del niño con una gasita o un pañito con agua, cuando ya tiene todos los dientes es conveniente comenzar a utilizar un cepillo de dientes adecuado a su edad. Otro consejo interesante es el de intentar enseñar a los niños a beber agua para saciar la sed evitando los zumos, también es aconsejable no prolongar más allá de los dos años el uso del chupete o el biberón, ya que gracias a la masticación se fortalece la mandíbula y se promueve la segregación de saliva, elemento protector como hemos indicado.

Esta es otra de las cientos de razones por las que los pediatras recomiendan la lactancia materna, ya que gracias a la grasa contenida en este alimento los dientes de los bebés están mucho más protegidos. Recuerda que si ves que el bebé presenta las manchitas blancas o la tonalidad de sus dientes ha cambiado, es conveniente acudir al especialista a fin de prevenir problemas odontológicos en un futuro.

Vía | ABC
Foto | AK-Photo Hannover

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...