Caput sucedaneum

El Caput sucedaneum es una de las dos lesiones de cabeza que se pueden producir en el bebé durante el parto. La lesión es ocasionada por la presión ejercida durante el parto, causando la rotura de vasos capilares y la posterior acumulación de sangre bajo el cuero cabelludo, lo que provoca una inflamación y deformación de la cabeza del bebé.

Caput

En neonatología se denomina Caput sucedaneum o Caput a una lesión que se produce en la cabeza del bebé durante el trabajo de parto, es una lesión resultante de la rotura de los vasos capilares del cuero cabelludo, provocando la acumulación de sangre y que la cabeza tenga un aspecto ovalado, como si se hubiera estirado hacía arriba. Esta inflamación es difusa y no tiene márgenes definidos, se produce principalmente en la parte de la cabeza que inicia la salida por el canal de parto.

Es una lesión se presenta como una inflamación suave y abultada, en ocasiones acompañada de un hematoma que no causa ninguna complicación de salud y que desaparece en los primeros días tras el nacimiento. Lo único que hacen el médico en estos casos es un seguimiento sobre la evolución, es posible que el bebé sufra irritabilidad debido al dolor o molestias por la lesión, por lo que, en este caso, quizá sea necesario aplicar un analgésico.

El Caput sucedaneum es bastante frecuente y los expertos lo observan en muchos partos, siendo una de las dos lesiones superficiales que se producen en la cabeza de los bebés con más frecuencia. La otra lesión es el denominado cefalohematoma, se trata de una lesión muy similar y con menos incidencia que la primera, pero en este caso aparece en uno de los lados de la cabeza y no necesariamente se manifiesta al nacer, puede aparecer gradualmente y a medida que pasan los días tras el nacimiento.

Este tipo de lesiones permanecen visibles entre dos semanas y cinco meses, todo dependerá de la gravedad y tipo de lesión, la sangre acumulada en los dos tipos de lesión suele ser reabsorbida por el organismo y desaparece todo rastro, aunque en el caso del cefalohematoma, es posible que algunos bebés deban llevar un casco de presión que facilite la reabsorción y eliminación de la sangre acumulada.

En los casos más graves, donde se aprecia un cefalohematoma muy extendido, pueden aparecer complicaciones como la ictericia del recién nacido o hiperbilirrubinemia, problema asociado a la destrucción de glóbulos rojos. Este tipo de lesiones no se pueden prevenir, ya que son resultantes del paso del bebé por el canal de parto, cuyas características no se pueden alterar para facilitar el paso del bebé en un parto natural.

Existen factores que predisponen a este tipo de lesiones, que se trate del primer embarazo que tiene la madre, que la cabeza del bebé sea demasiado grande y sufra desproporción cefalopélvica, que el trabajo de parto se prolongue demasiado tiempo, que la pelvis de la madre sea muy pequeña, lo que incrementará la presión sobre la cabeza, etc.

Foto | Joshua Rappeneker

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...