Cambio de pañal

Haz que tu bebé se sienta a gusto a la hora del cambio de pañal.

El cambio del pañal es uno de los mejores momentos para interactuar con nuestro bebé. El tiempo, la dedicación, el lugar, la luz, la voz y el contacto son algunos de los factores clave que influirán en el cambio de pañal para que esta experiencia resulte favorable tanto para los papás como para el bebé.

Así pues, no solo se trata de cambiar un pañal por otro y ya está. Si lo hacemos siempre de esta manera el bebé no disfrutará de ese momento y lo asociará a algo mecánico, probablemente se pondrá nervioso, llorará, se moverá demasiado y no participará.

Para evitar esto, tenemos que dar a entender a nuestro pequeño que el cambio de pañal es necesario, agradable y divertido. Para conseguirlo es importante dedicarle algo de tiempo y no ir con demasiadas prisas. Al menos una o dos veces al día, deberíamos encontrar ese momento especial, para que nuestro pequeño disfrute con nosotros. En este sentido, tiempo y dedicación serían claves en el proceso del buen cambio de pañal.

El sitio es otra de las claves importantes. El bebe necesita un lugar tranquilo, con luz suave, temperatura cálida y soporte acolchado. Pero no sólo el bebé debe estar cómodo, nosotros también debemos estar en buena postura. La altura del cambiador va a influir y mucho en la interacción con nuestro bebé porque cuanto más cómodos estemos nosotros, más cómodos le haremos sentir a él. Siempre, eso sí, con el cuidado de no perder ni un solo instante de vista a nuestro pequeño.

Si tu bebé está feliz, el cambio de pañal irá sobre ruedas.

Una vez tenemos el tiempo y el sitio adecuado, debemos ayudar a nuestro pequeño a entender que ese momento es necesario, pero también divertido y agradable, cogerlo con firmeza, pero sin brusquedad, girarlo y limpiarlo sin miedo, con suavidad y permitirle estar un ratito con la piel al aire para dejarle disfrutar de ese momento. El bebé necesita sentirse libre por un rato de las presiones del pañal, de esa manera permitiremos que se le seque bien la piel antes de ponerle otro pañal de nuevo. Podemos aprovechar ese momento para hablarle, cantarle y acariciarle, dejar que disfrute de nuestras manos y de nuestro contacto.

Aunque no siempre tengamos ese tiempo para dedicarle, sí es importante que en cada cambio de pañal hablemos con él, le cantemos alguna canción y le dediquemos algunas caricias para que se sienta a gusto. En el caso que esté intranquilo, ayuda tener a mano algún juguete que pueda coger y llevárselo a la boca; eso lo tranquilizará y nos ayudará a terminar el cambio de pañal satisfactoriamente.

Foto pies por gaby_menashe en Flickr

Foto bebé por Joost Asink en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...