Cambiador para el bebé

El cambiador para el bebé no es un artículo imprescindible, aunque te facilita la tarea de cambiar y asear al bebé y además, te permite utilizarlo para guardar distintos complementos, pañales, ropa u objetos relacionados con el bebé. Evidentemente, si no dispones de este elemento puedes cambiar perfectamente los pañales a tu bebé, asearlo o aplicarle un masaje sobre una superficie plana y cómoda.

Un cambiador para el bebé puede ser multifunción, en este caso resulta muy práctico siempre que tengas espacio para colocarlo. En el mercado se ofrecen todo tipo de modelos, puede resultar difícil elegir uno, se presentan con estanterías, con cajones, con bañera de quita y pon, etc. Sin embargo, para agilizar la decisión es necesario que el cambiador reúna una serie de requisitos.

Es fundamental que el cambiador esté bien acabado, es decir, que sus esquinas sean redondeadas y que no exista ninguna arista a fin de evitar posibles accidentes. Los materiales de fabricación deben ser especiales y homologados, telas, plásticos o cualquier elemento presente, no puede contener elementos o compuestos químicos, bastará con asegurarnos de que incorpora el sello de homologación de la Unión Europea.

Otra norma de seguridad obligada en el caso de que el cambiador de bebés sea móvil, o sea, que incorpore ruedas, es que dispongan de un sistema de bloqueo que impida el movimiento y por tanto un posible accidente.

Si dispones de espacio, un mueble cambiador es una buena compra y no es un objeto que tenga una vida útil corta, ya que podrás utilizarlo posteriormente como pequeño armario o para guardar objetos personales del niño. Son muchos los objetos que están a nuestro abasto y que permiten mejorar la calidad de las tareas relacionadas con los cuidados del bebé.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...