Bronquiolitis

bronquiolitis

La bronquiolitis es una inflamación catarral de los bronquios que afecta a niños menores de dos años, es producida por un virus, el más frecuente es el virus respiratorio VRS. La infección tiene carácter estacional, profuciéndose casi todos los casos a finales de otoño y durante el invierno.

Los lactantes menores de dos años suelen contagiarse al respirar el virus de otra persona infectada. En niños mayores y adultos la bronquiolitis se manifiesta como un catarro de vías altas pudiendo ser éstos transmisores inadvertidos del virus.

Los síntomas de la bronquiolitis son los siguientes:

  • Tos intensa y productiva, si la bronquiolitis es muy severa puede producir vómitos repetidos y esfuerzo respiratorio tal que le dificulte el comer. La tos en algunos casos puede ser tan extenuante que conduzca al niño al desmayo o una interrupción de la respiración.
  • Ruidos silbantes característicos en el pecho con cada aspiración reconocibles por el médico al auscultar al niño o audibles incluso a distancia cuando la bronquiolitis es intensa, puede asociar fiebre leve o moderada.
  • Dificultad al respirar que se pone de manifiesto por una respiración más rápida de lo normal y un hundimiento del tórax más forzado de lo normal.
  • Si la obstrucción por la bronquitiolitis es muy fuerte puede ponerse de color azulado el pequeño o los labios amoratados y las uñas también, cuando el niño llora o tose o mientras come.

Evolución de la bronquiolitis:

El inicio se produce unos días antes y es como un catarro normal nasal o faríngeo, después aparecen los silbidos en el pecho. La bronquiolitis dura unas dos semanas, la primera de dos a cuatro días la obstrucción tendrá un carácter ascendente, lo que llevara al niño a un grado de dificultad respiratoria leve, moderada o severa. Después unos cuatro o cinco días con un cuadro estable sin empeoramiento pero sin signos de mejora, y a partir del octavo día aproximadamente iniciará una lenta mejoría. La tos puede persistir durante un mes.

Tratamiento de la bronquiolitis:

Mantenga  la camita del bebé semiincorporada para que tenga la cabeza más alta que los pies así reduciremos la congestión.

Cuidado ambiental del entorno del niño, nada de humos de tabaco, el aire seco es perjudicial mejor mantener la habitación con humedad, preferiblemente mediante un humidificador ultrasónico con una humedad deseable del 50 0 60%.

Limpiar la nariz con suero fisiológico antes de las tomas y en la noche para que duerma bien.

No hay que forzar al bebé a comer, por su dificultad respiratoria o por la fiebre puede que no finalice sus raciones habituales. Con más fiebre de 38.5º administrar un antitérmico.

Con fiebre alta, vómitos repetidos, rechazo absoluto de líquidos, decaimiento marcado, manchas en la piel, color amoratado de labios al llorar o toser, o accesos de tos tan fuertes que le causen desvanecimiento acudir al médico enseguida.

Foto | Mrs. W.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...