Beneficios de usar cojines de lactancia

Muchas mujeres manifiestas dolores o incomodidad a la hora de pretender realizar una lactancia eficaz, lo cierto es que amamantar lleva toda una técnica detrás que hay que aprender a controlar, y para eso hay que buscar que tanto la mamá como su bebé se encuentren lo más cómodos y relajados posibles en ese momento tan importante de amor y alimentación.

Los cojines de lactancia son un accesorio sumamente útil para hacer de cada sesión de lactancia algo mucho más ameno, hay de muchos tipos pero en general llevan la forma de un tubo que permite que la madre deposite allí el peso de su pequeño para que sus brazos no se fatiguen y se pueden acomodar para que el niño llegue perfectamente al seno de la madre para alimentarse. Su formato y relleno permite que los cojines se acomoden a cualquier postura que ambos adopten, y brinda el soporte que se necesita en cada caso.

Los rellenos pueden ser variados, algunos llevan vaina de espelta, fibra de poliéster o microperlas, todos son suaves pero aportan firmeza para conseguir una buena posición y altura para que la cabeza del bebé llegue a mamar bien, y la mujer no tenga que doblarse sobre si misma, evitando contracturas de cuello, de hombro y de lumbago, que suelen molestar a muchas mujeres en período de lactancia.

Las formas que llevan los cojines de lactancia los hace funcionales a otras alternativas, como colocarlo en forma circular para colocar al bebé dentro en forma de “nido” luego de la toma y que se pueda relajar y dormir una siesta junto a su madre, previniendo que pueda rodarse y caer cuando es muy pequeño. Los cojines también sirven para que la mujer duerma más cómoda, puede colocarlo entre las piernas para aliviar el dolor de espalda.

Es bueno saber que hay diferentes tipos de cojines dentro de los cuales elegir en el mercado, hay algunos que son rectos y pueden ir tomando diferentes formas, mientras que otros en cambio tienen forma de “C” o de “J” para hacerlos más ergonómicos y faciles de acomodar tanto al cuerpo de la mujer como al de su bebé. También existe la posibilidad de que cada mujer diseñe su propio cojín de lactancia, así puede decidir el tipo de tejido que le parece mejor, y el relleno que cumple mejor con sus expectativas.

Lo positivo de hacer uso de este tipo de accesorios es que toda la situación de alimentar al bebé se transforma en algo mucho más relajado para la mujer, por lo que le transmite mejores sensaciones a su pequeño. Si la mujer se siente incómoda o dolorida al dar de mamar a su hijo, corre el riesgo de sufrir estrés, angustia o depresión, ya que se encuentra en un momento muy sensible de su vida en el que necesita los mayores cuidados que pueda tener.

Vía | Mowgli
Foto | Boppyworld

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...