Bebés a los que no les gusta el masaje

Masajes infantiles

En varias ocasiones hemos hablado en Pequelia sobre los masajes para bebés y los múltiples beneficios que ofrecen a nivel físico y psíquico. El masaje es una forma de comunicación, especialmente cuando los bebés se encuentran en una etapa en la que las palabras son desconocidas y sus sentidos todavía se están desarrollando. Generalmente los masajes son bien recibidos, pero en ocasiones podemos encontrar bebés a los que no les gusta el masaje, se sienten incómodos e incluso se resisten a su práctica.

No es cuestión de profesionalidad a la hora de realizar un masaje infantil, el bebé se resiste y es necesario comprender por qué, puede sentirse incomodo, desprotegido o simplemente no le gusta. En este caso es interesante tener en cuenta como una buena opción los masajes personalizados para bebés. Como sabemos, cada bebé es distinto, y expresan su personalidad de forma temprana, pueden ser bebés juguetones, intranquilos, nerviosos, serios, ansiosos…, según el carácter existen diferentes tipos de masajes que serán aceptados de mejor grado.

Al margen de estos detalles, debemos tener en cuenta que es muy importante no forzar al bebé a aceptar el masaje, los profesionales aconsejan realizarlos poco a poco y siempre en zonas donde suelen encontrarse en continuo contacto con el ambiente, las manos, la cara… el masaje siempre debe realizarse con mucho afecto y cuidado, de este modo se gana la confianza y la aceptación, al final el bebé recibe de muy buen grado el masaje en cualquier zona de su cuerpo.

También hay que tener cura de la estancia de la casa en la que se va a realizar el masaje, debe encontrarse a una temperatura adecuada, con una luminosidad apropiada creando un ambiente cálido y acogedor. Nunca se debe dar un masaje al bebé cuando tiene sueño o hambre, estas necesidades son prioritarias, por lo que será interesante consultar con el especialista para saber qué momentos son los más propicios para proporcionar al bebé un masaje placentero y relajante.

Recordemos que además de ser un medio de comunicación, los masajes también pueden considerarse juegos para bebés donde se fomenta la interactividad mejorando el desarrollo físico y psíquico. Por ello, los masajes para bebés también deben ser acompañados de dulces palabras y mimos que permiten incrementar la capacidad de observación y el desarrollo del resto de sentidos.

En un masaje, las herramientas que empleamos son nuestras manos, estas deben estar perfectamente higienizadas, también es necesario utilizar un aceite especial para masajes destinado a la delicada piel del bebé y unas toallas de tacto agradable. Quisiéramos recordaros el Masaje Shantala, un tipo de masaje terapéutico ideal para aquellos bebés que son más reacios a recibir un masaje.

Foto | Valentina Powers

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...