Beber cerveza sin alcohol durante la lactancia favorece al bebé

Surgen cada vez mayor cantidad de ideas y consejos en relación a los hábitos y costumbres que deben mantener las mujeres embarazadas para procurar un buen embarazo, y aquellas que se encuentran en proceso de lactancia para brindar a sus bebés el mejor de los desarrollos desde una nutrición completa.

Recientemente se ha podido comprobar gracias a un estudio llevado a cabo por pediatra de la Agencia de Salud de Valencia, España, la doctora María Teresa Hernández, que los niños de madres que consumen moderadamente cerveza durante su lactancia son mucho menos propensos al riesgo de sufrir en un futuro obesidad, cáncer o arterioesclerosis.

Se ha comprobado entonces que el consumo de dos cervezas sin alcohol al día durante el proceso de lactancia aumenta notablemente los antioxidantes naturales de la leche materna, por lo que mejora notablemente su calidad nutritiva, indispensable para el desarrollo del niño recién nacido.

Los niños que toman leche materna de mujeres que toman cerveza son entonces mucho menos propensos a tener en el futuro enfermedades graves como el cáncer o la arterioesclerosis, no solamente durante el período de lactancia, sino inclusive durante los años posteriores corrrespondientes a su crecimiento.

La pediatra explica al respecto:

“Los resultados fueron los que hemos mostrado. La leche de las madres que habían bebido cerveza sin alcohol era más rica en antioxidantes durante más tiempo y el estado de los antioxidantes mejora con la cerveza”.

Se busca de ahora en más ampliar las investigaciones y comprobar si los resultados dan de igual manera ante cualquier marca de cerveza existente en el mercado, ya que durante el estudio se repartieron latas de cerveza desconociendo de cuáles empresas provenían las mismas.

El estudio se volcó sobre 40 mujeres en total, 20 de ellas amantó a sus niños durante un mes sin tomar cerveza y las otras 20 bebió dos latas de cerveza sin alcohol al día durante el mismo período de tiempo. Los controles se realizaron en tres ocasiones, en el nacimiento del niño, a los 15 días y al mes, practicando exámenes de sangre y de orina tanto a la madre como al menor para comprobar la composición de la leche durante el tiempo que duró la prueba.

Vía | Nuevo Diario Web
Foto | Hogar Util

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...