Bebé Aído

Hace unos días conocimos la noticia de que un grupo de ocho profesionales, entre los que se encuentran médicos, psicólogos, enfermeros y abogados, ha desarrollado una réplica de plástico de un bebé de 12 semanas de gestación al que han llamado Bebé Aído.

Este grupo, con la fabricación del Bebé Aido, pretende defender que un feto de 13 semanas también es un ser humano, como respuesta a unas declaraciones realizadas por la Ministra de Igualdad, Bibiana Aído sobre el anteproyecto de Ley de Salud Sexual y Reproductiva y de Interrupción Voluntaria del Embarazo.

Bibiana Aído dijo en una entrevista que un feto con 13 semanas de vida es un ser vivo, pero no un ser humano, ante estas declaraciones, el mencionado grupo de personas ha mandado fabricar unas 200.000 réplicas de cinco centímetros del denominado bebé Aido, para que la gente lo contemple y proporcione su opinión al respecto.

Sus creadores enviarán parte de las réplicas a senadores, diputados, periodistas… con la finalidad de que se hagan una idea de cómo es un feto de doce semanas y valoren si es o no un ser humano. Hay que comentar que no todas las copias serán utilizadas para ello, ya que algunos de los Aídos se han comenzado a comercializar, pudiéndolos adquirir vía online en Bebé Aído, con el propósito de recaudar dinero suficiente para ampliar la difusión de su iniciativa, demostrar que se trata de un ser humano y no sólo una forma de vida, y ayudar a entidades de apoyo de mujeres embarazadas en riesgo de exclusión social.

El anteproyecto de Ley de Salud Sexual y Reproductiva y de Interrupción Voluntaria del Embarazo establece que “se garantiza a las mujeres la posibilidad de tomar una decisión libre e informada sobre la interrupción del embarazo, sin participación de terceros, porque en esa fase de la gestación prevalece el derecho de autodeterminación de las mujeres”.

Esta ley permitiría que las mujeres interrumpan su embarazo dentro de las primeras 14 semanas de gestación, y cuando sea por una causa médica podrán hacerlo dentro de las primeras 22 semanas siempre y cuando exista cierto riesgo para la salud de la embarazada o del feto, que se diagnostique al feto una enfermedad grave e incurable, o una anomalía incompatible con la vida.

Por lo tanto, esta ley pretende que haya una mejoría en los servicios de atención de la salud sexual y reproductiva. Ya veremos como es acogida entre la sociedad.

Vía | ABC
Más información | Canarias por el Derecho a Decidir

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...