Ayuda a hablar a tu bebé I

ayuda a hablar a tu bebe

Los bebés tienen una capacidad innata para reconocer las voces humanas y una tendencia natural a escuchar y prestar atención cuando alguien se dirige a ellos a través de las palabras. Algunas actitudes y pequeños trucos pueden servir de ayuda para que el bebé empiece a hablar.

Lo mejor es hablarle directamente tan a menudo como sea posible. Que algunas de las  conversaciones que se mantengan con el pequeño sean sólo entre los dos ayudará a su desarrollo del lenguaje y en definitiva a aprender a hablar.

Esto resulta de gran importancia ya que si se le habla o lee a la vez al más pequeño y a un hermano mayor, en el caso de que lo hubiera,  tal vez no se le ofrezcan tantas repeticiones y explicaciones como serían necesarias, y como se le habrían dado si estuviera únicamente contigo. Se le debe mirar cuando se le habla y dejar que pueda ver el rostro y los gestos.

Acompañar los gestos con las palabras

Otra de las técnicas más positivas para estimular su capacidad de aprendizaje consiste en conseguir que el niño vea a lo que nos referimos mientras sincronizamos lo que hacemos con lo que decimos. Ejemplo: “Vamos a ponernos la chaqueta”, mientras se la vamos colocando; “ahora nos vamos a peinar”, mientras le pasas el cepillo por el pelo.

Hay que tener cuidado con las expresiones faciales, ya que a esta edad todavía no comprenden las bromas y seguramente se le podría confundir, si lo que expresa la cara no tiene que ver con la acción que se está llevando a cabo.

También es necesario ayudarle a comprender de lo que se habla en general; no importa si en un principio entiende o no las palabras exactas.

Emoción y cariño a la hora de hablarle

Si queremos bañar al bebé, pondremos el agua en la bañera, sus juguetes y los accesorios necesarios. Completado ese ritual, se le señalaré con la mano diciendo: “Es la hora de bañarse”. De manera que en ese momento el niño entenderá que el baño ya está preparado y que toca meterse en la bañera.

Seguramente, no entenderá las palabras “es la hora de bañarse” si no se le hacen esas indicaciones. Asimilará el significado de las palabras cuando haya comenzado a  comprender el contexto en el que se encuentran.

Se deben compartir con él la emoción y el énfasis en cualquier momento, tanto si se le está hablando sobre lo mucho que se le quiere, como de los perritos que pasean por la calle, ya que esas cualidades del lenguaje serán las que engancharán su atención y le producirán interés a la hora de intentar comprender lo que se le está diciendo.

Vía | Verónica Minguito (logopeda)
Foto | Sugar Pond

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...