Así debes elegir el biberón y la tetina de tu hijo

Durante la maternidad hay que tomar muchas decisiones para garantizar la salud del niño. Una de ellas es la selección del biberón. Escoge el correcto siguiendo estas indicaciones.

¿Cómo elegir el mejor biberón?

Al adquirir los artículos y accesorios para tu bebé, no puedes olvidar el biberón. Si necesitas complementar la lactancia o piensas alimentarlo sólo con fórmulas, deberás tener varios de estos recipientes a la mano. Incluso, cuando te reintegres a la vida laboral, tendrás que dejarlos preparados para garantizar la nutrición del niño en los momentos que no estés cerca de él.

Su utilidad es innegable, pero su elección puede agobiarte. En el mercado existen tantas marcas y tipos, que es normal sentir dudas sobre cuál es el indicado. Aunque lo conveniente es solicitar asesoría al pediatra, estos consejos pueden ayudarte a dar con el mejor biberón para tu hijo.

¿Cómo elegir el biberón correcto para el niño?

Una de las primeras cosas a considerar, es la cantidad de biberones que requerirá el bebé. Si la dieta se basa exclusivamente en fórmulas, deberás comprar unas seis unidades. Opta por piezas medianas y grandes, y no desestimes su material. Los hay de plástico y vidrio. Ambos son seguros, pero debes fijarte en su transparencia. Mientras más claros sean, más fácil te resultará controlar la dosis, textura y color de la leche.

El polipropileno conserva mejor el calor, es ligero e irrompible. No obstante, se empaña por el uso. El cristal es muy higiénico y no conserva olores ni restos de comida. Su desventaja radica en su peso y en el riesgo de quiebre. Por otra parte, te interesará saber que en 2011 se prohibió usar Bisfenol A para la fabricación de biberones. Este se asoció con un químico que, aparentemente, afecta la salud. 

Formas más comunes

En el mercado encontrarás biberones de corte recto con boca amplia o estándar. Algunos son ergonómicos, permitiendo que tu pequeño lo sostenga sin problemas; incluso vienen con agarraderas. También existen curvos para minimizar el aire que “come” tu hijo, logrando prevenir malestares estomacales.

Los de boca amplia vienen con capacidades de 150, 300 y 600 mililitros. Suelen adaptarse a cualquier tipo de esterilizador. Su precio se ubica en 8.50 euros, aproximadamente.  Aquellos que cuentan con agarraderas y boquillas de silicón simplifican la transición hacia el vaso. Tienen un costo estimado de 10 euros.

Si quieres prevenir cólicos o reflujo puedes optar por biberones con mecanismo regulador de flujo. También son ideales para pequeños con labio leporino o paladar hendido. Podrás comprarlos por 9 euros o un poco más.

Claves para escoger la tetina

Es indispensable darle la misma importancia al biberón, como a la elección de la tetina. Hay que experimentar con varias hasta descubrir la preferida del bebé. 

En cuanto a formas, las hallarás de corte clásico, redondo, anatómico o semejantes al pezón de la mujer. También cuentas con tetinas que favorecen la alimentación a los niños prematuros.

En tu búsqueda te toparás con las elaboradas en látex, que se diferencian por su tono marrón. Se caracterizan por su flexibilidad y suavidad, que suele encantarles a los bebés. No obstante, “atrapan” sabores y olores, y se vuelven pastosas con el tiempo.

Las de silicón son traslúcidas, resistentes, higiénicas e irrompibles. Sin embargo, tienen escasa flexibilidad y tendrás que reemplazarlas cuando adquieran un color amarillento.

Cuidado con la abertura

La abertura de la tetina está condicionada por varios factores. Los agujeros grandes pueden provocar atragantamientos, mientras que los pequeños suelen causar desespero en los niños. El tamaño del orificio dependerá de los hábitos alimenticios de tu bebé, la comida y la edad.

Existen opciones de salida lenta, perfectas para neonatos. De igual modo, hay tetinas con expulsión intermedia para el inicio del primer trimestre, y otras de flujo veloz para después de los seis meses. Considera que hay tetinas con ranuras para zumos o papillas y alternativas con doble agujero. Para una inversión duradera, puedes inclinarte por tetinas regulables.

Conociendo estos detalles, sólo resta ver con cuál tetina se siente mejor el niño. A medida que crezca deberás reemplazarlas, y será él quien te dicte las pautas para su elección.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 4,00 de 5)
4 5 1
Loading ... Loading ...