Alimentos probióticos para evitar la muerte de bebés prematuros

Nuevos estudios han demostrado que el tratamiento con probióticos evitaría la muerte de los bebés prematuros que sufren una enfermedad intestinal llamada enterocolitis necrotizante.

El trabajo de un grupo de científicos australianos ha revelado que los alimentos probióticos son capaces de ayudar a prevenir la muerte en todos aquellos bebés que nacen de forma prematura a causa de la presencia de una enfermedad intestinal, la denominada enterocolitis necrotizante, que atenta contra las posibilidades de estos pequeños.

Esta enfermedad se manifiesta como una inflamación que causa la progresiva destrucción de la mucosa que recubre las paredes de los intestinos y que frecuentemente afecta a los bebés que nacen de manera prematura y son especialmente vulnerables, provocando una fatalidad, o la posibilidad de que desarrollen una parálisis cerebral, con la necesidad en ciertos casos de una intervención quirúrgica.

El experto Girish Deshpande del Hospital Nepean, en la ciudad de Sídney, junto con su equipo de investigadores ha encontrado en los alimentos probióticos una alternativa y posible solución para evitar la muerte de estos pequeños, a un bajo precio, por lo que es accesible para todos.

Para llegar a estas conclusiones se trabajó mezclando los productos probióticos con la leche materna con la que se alimentó a los bebés enfermos a través de una sonda. Estos compuestos probióticos contienen microorganismos, levaduras y bacterias que participan en los procesos de desarrollo y equilibrio de la flora intestinal y por lo tanto ayudan a estimular las funciones protectoras en el organismo de los bebés prematuros.

“reducen la inflamación del intestino, así que hay documentación en abundancia sobre sus beneficios”.

Los expertos contemplaron la posibilidad de utilizar los probióticos en los bebés prematuros con la intención de prevenir su muerte a causa de una enterocolitis necrotizante, y los resultados fueron muy positivos, con el primer caso de la bebé Madison Parsey de 14 meses de edad, que demostró de forma rápida una respuesta positiva al tratamiento, gozando de muy buena salud en la actualidad.

Los especialistas indican que este tratamiento además reduce significativamente la incidencia de esta enfermedad estomacal en un 50% de los casos, siendo oportuno destacar que durante el último año ninguno de los bebés que ha sido atendido con probióticos ha visto en peligro su salud nuevamente.

Vía | Terra
Foto | bengarrison

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...