Alimentar al bebé sólo con leche materna reduce el riesgo de contagio por Sida

Con la lactancia materna exclusiva, se puede reducir el riesgo de contagio de sida a los bebés, estas es la medida que propone una nueva investigación que demuestra que el nivel de virus en la leche es mucho más reducido si se mantiene exclusivamente esta alimentación.

Alimentación infantil

El año pasado un estudio nos informaba de que la leche materna podía impedir la transmisión oral del VIH o SIDA (Síndrome De Inmunodeficiencia Adquirida), el estudio se había realizado con roedores de laboratorio. Pues bien, hoy conocemos un nuevo estudio en el que se concluye que alimentar al bebé sólo con leche materna reduce el riesgo de contagio por Sida.

Los investigadores de la Universidad del Sur de California (Estados Unidos) recomiendan que las madres infectadas con Sida únicamente ofrezcan a sus bebés leche materna, ya que la concentración de virus se incrementa en la leche cuando dejan de amamantar o cuando alternan la lactancia materna con otros alimentos que ofrecen al bebé, por tanto, un modo de evitar o reducir la probabilidad de transmisión de la enfermedad del Sida a los bebés, es alimentarles sólo con leche materna.

En la investigación han participado especialistas de Estados Unidos y Zambia (África), entre sus conclusiones se destaca que ésta es parte de la explicación de la relación entre la lactancia materna exclusiva y la reducción del riesgo de transmisión de Sida tras el parto. La OMS recomienda que las madres que sufran esta enfermedad no amamanten a sus bebés y les ofrezcan leche de fórmula, algo que es factible en los países desarrollados, pero muy complicado en los países en vías de desarrollo, ya que las madres no tienen recursos para ello.

Por otro lado, los expertos destacan el valor de la leche materna y su importancia para que el bebé se desarrolle adecuadamente. Como sabemos, la leche materna contiene elementos que resultan vitales para el desarrollo del sistema inmunológico del bebé. Teniendo en cuenta que en estos países es más fácil sufrir una enfermedad de tipo infecciosa, la leche materna ayudaría a reducir el riesgo de que los pequeños sufrieran otras enfermedades.

Por tanto, por un lado los investigadores indican que las madres deben recibir puntualmente el tratamiento con antirretrovirales durante todo el periodo de lactancia y durante los primeros meses de vida del bebé, deberán alimentarles únicamente con leche materna. Esta es una solución que ofrecen a las madres de los países más desfavorecidos a fin de reducir el riesgo de contagio de VIH, de no seguir esta recomendación el riesgo se incrementa significativamente.

Para llegar a esta conclusión, en el estudio participaron un grupo de 900 mujeres procedentes del país africano, se obtuvieron muestras de leche materna para su posterior análisis, durante el periodo de lactancia de los bebés. Un grupo de madres mantuvieron la lactancia materna de forma exclusiva después del cuarto mes, un segundo grupo estaba formado por madres que dejaron de amamantar a los pequeños, el tercer grupo lo formaban aquellas madres que alternaban la lactancia materna con otros alimentos.

Tras las pruebas oportunas, dos semanas después los resultados mostraron que la concentración más elevada de virus del Sida estaba en la leche de las madres que habían dejado de amamantar, las madres que alimentaban a sus bebés con leche materna y otros productos, presentaban un nivel medio de concentración de virus, y las madres que mantuvieron exclusivamente la lactancia materna, la concentración de virus era mucho más reducida. Aquí nos explican que a mayor concentración de virus mayores posibilidades de contagio, por tanto, para reducir riesgos se recomienda ofrecer lactancia materna exclusiva.

Esta es una de las posibles acciones enmarcadas en los programas preventivos de contagio que se desarrollan en los países más castigados por la enfermedad. No es que sea el mejor remedio, pero es la mejor alternativa para reducir el riesgo de contagio. Podéis conocer todos los detalles del estudio a través del artículo publicado en Science Translational Medicine.

Foto | Benklocek

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...