Alimentación para Bebés

La alimentación de los niños, en concreto su diversificación progresiva plantea a veces problemas a los padres, que no saben que darle. No te compliques la cabeza y ante cualquier duda consulta al pediatra.

Cada bebé es diferente, así que la mejor manera de alimentar es es en función de la demanda que ellos mismos hacen. Por lo tanto, no hay que despertar a un bebé nunca para alimentarlo. Sin embargo,es preferible respetar un intervalo mínimo de 2 horas y 30 para la digestión, antes de ofrecerle otro biberón. En términos de cantidad, por lo general el niño toma lo que necesita en cada momento. A veces también depende de la temperatura del biberón, otras veces no, en cualquier caso, no fuerces nunca un niño a hacer su toma. La mejor manera de saber si un niño come bien es simplemente cuidar su alimentación, un bebé que se duerme tranquilamente al menos 2 horas y 30 minutos es un bebé que está satisfecho.

Papilla de frutas

Papilla de frutas

Las primeras semanas de vida, es normal que tenga hambre durante la noche, su cuerpo no contiene las reservas de energía necesarias para mantener un ayuno de 6 u 8 horas. Durante los tres primeros meses, un niño bien alimentado hará un promedio de 150 a 200 gramos por semana.

La leche materna es la mejor nutrición en edades tempranas de la vida. La mayoría de los pediatras aconsejan la lactancia materna temprana actualmente, un buen comienzo es fundamental. Además, esto permitirá que el bebé se alimente con calostro, líquido producido en los primeros días después del parto, extremadamente rico en proteínas, minerales y elementos que lo inmunizan.

Si el bebé es amamantado de manera exclusiva, un suplemento de vitamina K es recomendable. Esta vitamina participa en la coagulación de la sangre. La administración de suplementos de vitamina K previene la enfermedad hemorrágica de los lactantes. Algunos también necesitan un aporte complementario de vitamina D.


En cuanto a la frecuencia de las tomas, contad con un promedio del 8 durante los primeros 15 días, el número suele bajar a siete entre el día 15 y 30 de, y por último, de 6 a 5.

El destete, suele coincidir con la vuelta al trabajo de la mamá. Antes de los 4 meses, la leche materna será sustituida por una leche indicada y de venta en farmacias. Es interesante ir acostumbrando al bebé a la leche de «bote» poco a poco.

Los primeros 4 meses, el uso de Leche de 1 ª Edad. La frecuencia de los biberones se corresponde con la de las tomas previas al destete. Por ejemplo, un recién nacido tendrá 6 o 7 de biberones diarios, de 90 gramos de agua y tres medidas de leche (ojo, que las medidas dependen de la marca de la leche). Las raciones suelen ir aumentándose unos 15 mililitros a la semana. Así, alrededor de 4-6 semanas, la ración será un promedio de 150 g de agua + 5 medidas de leche. La administración de suplementos de vitamina D es usualmente recetada por el pediatra.

Los nuevos alimentos suelen llegar a partir del sexto mes. Se pasa a la leche de segunda edad y se introduce una dieta variada, pero tranquilos que no hay prisa y en ningún caso debe ser sustituida por su alimento principal y favorito: la leche. Hasta los doce meses, es esencial de medio litro de leche al día.

La diversificación debe hacerse poco a poco (no más de un elemento a la vez), y nunca hay que forzar al niño a comer nada que no quiera:

A partir de 5 o 6 meses
– Cereales sin gluten para bebés. Empezamos con una cucharadita de café en la leche (1 o 2%) hasta llegar al 10% en 10-12 meses.
– Verduras. Una mezcla de verduras cocidas sin sal, generalmente se empieza con patata, calabacín y zanahoria.
– Frutas (excepto fresas y frutas con pelo) se dará progresivamente compota o zumo recién exprimido. Muchos alergistas recomiendan que no se de a los niños fresas o kiwis exóticos, antes de la edad de dos años.

7 meses
– Carne y pescado una vez al día, al principio, raciones de 10 o 15 gramos. Las porciones aumentan gradualmente hasta los 25 gramos con 12 meses. Todas las carnes son posibles (se recomienda empezar con pollo), deben ser cocidas con las verduras. El pescado cocido también y limpio de espinas.
– Yogur, queso blanco, pueden variarse los postres de leche en el almuerzo.

Para los niños en situación de riesgo de alergia, la diversificación comenzará más tarde, a sugerencia del médico. En todos los casos, sigue siendo el mejor consejero para guiarle durante este período de diversificación. Consulte a su pediatra.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...