Alimentación antes de cumplir 1 año. Aquí tienes opciones saludables

Cuando llega el momento de complementar la leche con otros alimentos, los bebés experimentan todo un proceso adaptativo. Tener paciencia y brindarle productos frescos y de calidad es primordial para que su nutrición sea la adecuada.

Alimentos para bebés menores de un año

Empezar a introducir alimentos en la dieta del bebé puede resultar engorroso para algunos padres. El temor a las alergias, los problemas estomacales y el atragantamiento, entre otras situaciones, se hace presente cuando la lactancia deja de ser exclusiva. El proceso, que se recomienda inicie a los seis meses de edad, no tiene que ser difícil. Solo basta con aprender a planificar un menú saludable para niños menores de un año. 

Los pediatras y la Organización Mundial de la Salud (OMS), señalan que a los seis meses los chicos requieren más nutrientes. Incluso, empiezan a mostrar señales que indican que ya está preparado combinar su leche (materna o artificial) con otros productos. Por ejemplo: se mantiene sentado sin que lo ayuden, no escupe ni saca con la lengua los alimentos que pongas en su boca (reflejo de extrusión) y se interesa por las comidas que otros consumen a su alrededor. Estas conductas son indicios precisos de que ya puede dar un paso adelante en su alimentación.

¿Qué darle de comer a un bebé de 6 a 12 meses?

Antes de cumplir el año de edad, el chico está en pleno desarrollo de su aparato digestivo. Por ello, las cantidades a suministrarle debe ser pequeñas. Lo aconsejable es que comience con dos a tres comidas diarias y se aumente hasta cinco al cumplir los 9 meses.

Los requerimientos calóricos también irán aumentando con el paso del tiempo. Tablas referenciales indican que de los 6 a 8 meses necesitará unas 600 Kcal, de 9 a 11 meses 700 Kcal y a los 12 meses 1000 Kcal. Las frutas, cereales y verduras serán los primeros en entrar en el nuevo mundo gastronómico del niño.

Es importante comenzar con un producto a la vez (no darle un plato combinado) para ver cómo lo asimila. Por ejemplo, si le das una papilla de zanahorias y puerro y resulta que tiene una reacción alérgica, no sabrás cuál de las dos verduras fue la causante. También procura que la experiencia sea agradable. Elige una cuchara de silicón que es más suave, y dále los alimentos a temperatura ambiente, y sin apuros.

Platillos sugeridos

Inmediatamente después de introducir las verduras, debes proceder con las carnes. El pollo y la res en trocitos o desmenuzadas son ideales. Luego incorpora el pescado y los huevos. Las proteínas juegan un rol fundamental en su nutrición antes del año, pero debes saber que cuando los padres sufren de alergias alimenticias, es conveniente retrasar hasta después del año el huevo y el pescado.

Asimismo, hay que tener precaución con el maní, frutos secos y cítricos. Conviene evitar comidas procesadas o congeladas. Lo fresco y natural siempre será más saludable para el chico. No uses condimentos, y no abuses de la sal y el azúcar. Sopas, papillas, purés y proteínas en trocitos favorecerán la asimilación y evitarán que se atragante.

Una vez que ya el pequeño ha probado y asimilado favorablemente los nuevos alimentos, se puede elaborar un menú semanal balanceado. Un día por ejemplo, podría desayunar plátanos rebozados en avena, almorzar pollo desmenuzado con zanahorias y cenar patatas en trocitos o pasta integral con verduritas al vapor. Las meriendas pueden ser su leche materna o biberón, compotas o yogures.

El arroz con pollo es una comida que suele encantar a los bebés. Otra opción son las albóndigas o hamburguesas con alubias, berenjenas o lentejas. Variar el menú y sus preparaciones hará más divertida y estimulante la hora de comer. Igualmente, sentar al bebé en su silla especial junto a la familia. Si tienes dudas, consulta cómo introducir la alimentación complementaria en la dieta de los bebés.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...