La importancia de la leche materna

En el presente artículo queremos dar a conocer la importancia que tiene la leche materna en el crecimiento y desarrollo del recién nacido. Así mismo da algunas recomendaciones sobre cómo se debe de dar de lactar y algunas posturas adecuadas para una mejor lactancia.

Durante las primeras horas de vida, el bebé debe afrontar todo un proceso de adopción a su nuevo hogar, durante nueve meses estuvo dentro del útero de mamá escuchando y recibiendo todo el amor que le dan.

Es maravilloso ver que cuando al bebé se acerca por primera vez al seno de la madre, lo primero que hace es tratar de succionar y recibir el calostro (primera leche de la madre) para poder alimentarse. Para algunos pequeños esto resulta más fácil que para otros; sin embargo hay que estimularlos para que logren alimentarse.

Los momentos de alimentación del bebé son importantes, tanto para la madre como para el pequeñín.  No sólo sirven para calmar el hambre de nuestro retoño, sino para formar un vínculo afectivo entre la madre y el niño, vínculo base de la futura relación familiar. Estos momentos también brindan al bebé seguridad y amor, importantes para formar las bases de una personalidad estable a futuro.

La leche materna es un alimento completo, rica en nutrientes y carbohidratos que el bebé necesita para un buen crecimiento y desarrollo, sobre todo en los primeros seis meses de su existencia. Además  tiene anticuerpos que actúan contra las agresiones de gérmenes, microbios y bacterias; protegiéndolo contra las enfermedades.

Inicialmente mencionamos que a muchos bebes no les resulta fácil poder aprender a succionar la leche materna. Por ello es recomendable que el pequeño sea  colocado al pecho materno inmediatamente (en las primeras horas) después de nacido; ello con el fin de estimular la producción de leche. El contacto piel a piel madre – bebé inmediatamente después del parto, durante unos 15 minutos a más, facilita la lactancia y fortalece el vínculo afectivo.

Entre los primeros tres o cinco días posteriores al nacimiento, la secreción mamaria recibe el nombre de “calostro”, la consistencia de la leche materna en esta etapa es de un liquido de color amarillento, espeso, rico en proteínas, vitamina A y sustancias inmunológicas importantes para la protección de los bebes contra las infecciones.

Para la madre también es un beneficio el poder dar de lactar ya que adelgaza y permite que el útero recupere  su tamaño más rápidamente. La lactancia también reduce los efectos de una depresión posparto, así mismo previene la osteoporosis, el cáncer de mama y de ovario, entre otras cosas.

El calostro es la leche más apropiada para el recién nacido, porque protege las mucosa intestinal con inmunoglobulina «A» secretoria, impidiendo de este modo la implantación de gérmenes patógenos. Así mismo el calostro tiene un efecto laxante ayudando al bebé a eliminar el meconio (las deposiciones oscuras que tiene el niño en los primeros días) disminuyendo la presentación de la  patología conocida como ictericia fisiológica del recién nacido.

Para poder brindarle al bebé este momento agradable e importante en su vida, recomendamos las siguientes pautas:

1. Lavarse las manos con agua y jabón (no es necesario lavar los pechos cada vez).
2. Deben relajarse y sentarse apoyando la espalda sobre el respaldar de un sillón y los  pies sobre el piso o en todo caso sobre una banca. Con ello se evitan posiciones que generen tensión en los músculos.
3. Acomode al bebé de costado mirando hacia usted (barriga con barriga) y sostenga con su antebrazo la cabeza y cuerpo del pequeño.
4. Sostenga su pecho con los dedos por debajo y el pulgar por encima. Recuerde que el colocar los dedos como tijera, puede impedir que el bebé logre acoplarse bien con la areola.
5. Coloque el pezón en los labios del bebé para que abra la boca y pueda incitar la succión de la leche materna.
6. Atraiga al bebé hacia su pecho, asegurando que la boca del bebé cubra la mayor parte de la areola. El labio inferior del recien nacido debe estar dirigido hacia afuera.
7. La nariz y la barbilla del bebé tocarán su pecho.
8. Al dar de lactar al recién nacido se debe alternar las mamas, a fin de evitar la acumulación de leche en una de ella. Esto permitirá una buena alimentación para el bebé y estimulará la producción de leche.

Otro aspecto que debemos tener en cuenta es el relacionado con las posiciones para poder dar de lactar al bebé.

Una posición es la «acostada», está es la más cómoda después del parto y ayuda que la madre descanse mientras que el bebé se alimenta. Tanto la madre como el recién nacido deben estar de costado, uno frente al otro; o alternativamente el bebé puede estar acostado encima de la madre. Para mayor comodidad la madre puede ayudarse con una almohada o frazada para sostener al bebé.

Otra posición es la «sentada», para ello la madre debe estar bien sentada y con la espalda apoyada en el respaldar del sillón o respaldar de la cama.

Existen otra posiciones para dar de lactar, y que tienen que ver más con la edad y tamaño del pequeño. Una de estas posiciones es la conocida como «bailarina», donde la madre coloca su mano sosteniendo el cuello del bebé mientras amamanta. Esta es una buena posición para los bebitos con hipotonía muscular o Síndrome de Down.

Por otro lado la posición «sandalia», es muy recomendable para cuando uno tiene mellizos o gemelos. La madre debe estar sentada y ayudarse con una almohada a cada lado, los pies de los bebitos van hacia atrás debajo del brazo de la madre y ella coloca sus brazos debajo del cuerpo de los recién nacidos y con sus manos le sostiene la cabeza de cada bebé.

La última posición es la conocida como «caballito», en ella se coloca al bebé frente a la madre montado sobre sus piernas. Esta es una buena posición para amamantar al bebé que vomita mucho cada vez que lacta.

Problemas comúnes de la lactancia.

Uno de los problemas que afrontan algunas madres es que no tienen mucha leche. Los especialistas handeterminado que una de las causas es la falta de estímulo por una mala técnica de lactancia: el bebé no agarra suficientemente el pecho dentro de su boca (solo toma el pezón) o inician tarde la lactancia; otro factor es que lactan por horarios o tienen mamadas muy cortas o infrecuentes o porque se suspendió la lactancia nocturna muy pronto. Así mismo mencionan que existen un factor psicológico por parte de la madre. Esto se origina cuando la madre piensa que no puede dar de lactar (poca confianza en su capacidad de lactar), es importante brindar un clima de seguridad y tranquilidad para que la madre recupere la confianza y ello es trabajo del esposo y la familia.

No se preocupe si al principio tiene poca leche, ya que la producción de este alimento natural aumentará al paso de los días; no se angustie ni abandone el esfuerzo de intentar dar de lactar a su bebé, recuerde que las fórmulas infantiles carecen de todos los elementos protectores de la leche materna.

Cuando sea el momento de darle de lactar  a su bebé, verá que el esfuerzo vale la pena, tanto emocional como por los saludables efectos que se manisfestarán en la buena salud de su pequeño.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...