Alergias primaverales en bebés

Descubre cuáles son los síntomas de las alergias primaverales en bebés

Alergias primaverales en bebés

Aunque la primavera sea una de las estaciones más bonitas de todo el año, en la que el paisaje se llena de color y alegría, también da lugar a numerosas alergias, tanto en adultos como en bebés.

Se conoce como alergia a la reacción del sistema inmune a una determinada sustancia que se denomina alérgeno. Cuando un bebé entra en contacto con una sustancia de este tipo, su organismo lo detecta como si fuese un invasor peligroso, liberando diversas sustancias químicas para rechazarla. Dichas sustancias provocan irritación y otros síntomas, como comezón y tos.

En los casos más graves, el alérgeno puede provocar una reacción severa, que recibe el nombre de shock anafiláctico. Es una situación que requiere de atención médica urgente. Dos de los síntomas más frecuentes son dificultad para tragar y respirar. Si no se tratan de forma temprana, puede resultar fatal.

¿Cuáles son las alergias primaverales en bebés más frecuentes?

Una de las alergias más comunes entre los bebés es a los ácaros del polvo. Son organismos microscópicos que se desarrollan en las escamas de la piel. Puede dar lugar a síntomas propios del aparato respiratorio, como la rinitis alérgica, así como a indicios en la piel: enrojecimiento, eczema, etc.

Los bebés también pueden tener alergia a la caspa de los animales. Son pequeñas escamas de color blanco en gatos y perros, principalmente.

En primavera, son muchos los bebés que presentan alergia al polen, que proviene especialmente de árboles, césped y hierbas.

Y, por último, la alergia al moho. Son hongos que se localizan en lugares húmedos, como sótanos y baños. También puede darse en zonas al aire libre con un alto porcentaje de humedad.

Síntomas de las alergias primaverales en bebés

Como padres, es importante que sepamos diferenciar un simple resfriado primaveral a una alergia. El resfriado por lo general va mejorando con el paso de los días, desapareciendo en un periodo máximo de una semana.

Uno de los principales aspectos en los que debemos fijarnos es si nuestros hijos tienen siempre la nariz taponada o goteando. Además, en el caso de la alergia, la mucosidad es transparente y poco espesa.

Otro síntoma frecuente de la alergia primaveral en bebés es que sus ojos están irritados, rojos y llorosos. En ocasiones también se dan indicios en la piel, como sarpullido y comezón.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...