Aceite de pescado para reducir los síntomas de autismo en bebés prematuros

Según un estudio realizado en Estados Unidos, proporcionar a los bebés que han nacido prematuramente y que tienen síntomas de autismo, suplementos de ácido eicosapentaenoico y de ácido docosahexaenoico procedentes del aceite de pescado, podría reducir los síntomas de autismo, al menos así se demuestra en los resultados.

Autismo

Según los resultados de un estudio desarrollado por un grupo de investigadores del Nationwide Children’s Hospital (Estados Unidos), el aceite de pescado podría ser efectivo para reducir los síntomas de autismo en bebés prematuros. Concretamente se habla de los efectos de los suplementos de ácido eicosapentaenoico y de ácido docosahexaenoico, ácidos grasos poliinsaturados esenciales de la serie omega 3.

Los resultados de la investigación apuntan que los niños que nacieron con menos de 29 semanas de gestación y que recibieron el suplemento, mostraron una reducción de los síntomas del trastorno del espectro autista, en comparación con otros niños que participaron en el estudio y que recibieron un placebo, al menos así se ha demostrado en la escala BITSEA (Brief Infant Toddler Social Emotional Assessment), escala con la que se realiza una evaluación social y emocional de bebés y niños pequeños, para detectar problemas socioemocionales.

El problema de este ensayo es que es muy pequeño, sólo participaron 31 niños de 18 a 38 meses que nacieron como máximo en la 29 semana del embarazo, sin embargo, los investigadores consideran que el tratamiento es efectivo, algo que se podría confirmar con un ensayo más grande. Comentan que el descubrimiento podría proporcionar una alternativa a los fármacos convencionales que se utilizan con los niños con autismo que han nacido antes de llegar a término.

Los expertos explican que dar a los bebés ácidos grasos omega 3 de forma temprana, cuando tienen los primeros síntomas y el cerebro todavía se encuentra en pleno desarrollo, podría ayudar a largo plazo. Pero de nuevo nos encontramos con la falta de datos, esto es una conjetura que sólo se podrá desvelar llevando a cabo un estudio a largo plazo y realizando un seguimiento a los bebés durante unos cuantos años.

En la actualidad no existen medicamentos que ayuden a los niños nacidos prematuramente y que tienen problemas del desarrollo y conductuales, los actuales fármacos existentes no son válidos para los niños muy pequeños y si se utilizan, suelen provocar efectos secundarios. Además, no se sabe cómo podrían afectar estos fármacos al desarrollo cerebral, en cambio, con los componentes mencionados del aceite de pescado, se sabe por los resultados que no se producen efectos secundarios y su impacto beneficioso es elevado.

Las conclusiones del estudio que podéis conocer a través de este artículo publicado en la revista científica The Journal of Nutrition, son interesantes y esperanzadores, lo que justifica el hecho de llevar a cabo un ensayo a gran escala, dada la falta de tratamientos efectivos para este segmento poblacional. Aunque no se explica, posiblemente se considere que participen niños de distintos países para contar con una muestra mayor y poder determinar si la diferencia de raza puede influir en los resultados.

Foto | Lars Plougmann

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...