4 de cada 10 bebés no afianzan lazos afectivos con sus padres

Según una investigación desarrollada en Estados Unidos y en la que han participado otras universidades, hasta un 40% de los bebés no afianzan lazos afectivos con sus padres, algo que les marcará en su vida en edad adulta.

Cuidar a los bebés

Una nueva investigación desarrollada por expertos de la Universidad de Princenton (Estados Unidos), concluye que 4 de cada 10 bebés no afianzan lazos afectivos con sus padres, lo que provoca que vivan en una desconfianza y miedo que les afectará a lo largo de su vida. Es un interesante trabajo en el que se señalan algunas de las causas de esta falta de lazos afectivos, apuntando como principales factores a la pobreza, el estrés y el nivel educacional. Esta carencia afectiva provocará que además de miedo y desconfianza, en edad adulta sean más agresivos y desafiantes.

El estudio determina que los padres estadounidenses no saben bien cómo ayudar a los bebés en su desarrollo, educarles emocionalmente, ser más sociables, etc. El 25% de estos niños no se vinculan emocionalmente con sus padres porque éstos no satisfacen sus necesidades, también se determina que un 15% de los niños van a intentar evitar a sus padres siempre que sea posible. La verdad es que se puede decir que es un problema grave, ya que se habla de nada menos que de un 40% de los recién nacidos, estos niños podrían ser adultos con problemas emocionales predispuestos a ser agresivos y poco sociables.

En la investigación también han participado otras universidades del Reino Unido, se analizaron más de 100 proyectos de investigación que se complementaron con el estudio longitudinal realizado en Estados Unidos con unos 14.000 recién nacidos del año 2001. Si bien se apunta que el nivel educacional, la pobreza o el estrés influyen a la hora de afianzar lazos afectivos, también se determina que estos problemas son fáciles de solucionar, basta con responder a los niños de una manera cálida sensible y receptiva, consolarles cuando lloran, ofreciéndoles seguridad y transmitirles amor y alegría, gracias a ello, se satisfacen sus necesidades. En otros estudios se apunta que basta con tocar o acariciar a los bebés para que se sientan seguros y no sufran una carencia que les conducirá al miedo y la desconfianza en un futuro.

Aunque en este estudio se concluye que da igual si es el padre o la madre quien satisface la necesidades de los bebés, otros estudios indican que en casos de delincuencia y comportamientos de riesgo, para los niños el vínculo afectivo es más importante con el padre, para las niñas con la madre. Se ha observado a los niños durante periodos prolongados de tiempo, destacando que la falta de lazos afectivos se hace notar mucho más durante los primeros meses de vida. Para identificar estas carencias se han puesto en marcha algunas pruebas curiosas, un padre deja a su bebé en una habitación con una cuidadora durante 20 minutos, posteriormente entra de nuevo en la habitación el padre y una persona desconocida, la reacción que tenga el bebé en los dos casos dice mucho de la relación que tiene el pequeño con sus padres.

Si se detecta una reacción que no es esperada, como por ejemplo que un bebé de seis meses de edad quiera ir con su padre, se puede acometer el problema para ayudar a progenitores y bebés para que afiancen lazos afectivos. Esto muestra que los padres se deberían preocupar por proporcionar todas las atenciones que necesitan los niños desde que nacen, ya que marcará su personalidad y forma de actuar a lo largo de los próximos años. Los investigadores explican que tras observar a bebés de dos años de edad durante varios meses, fueron capaces de predecir qué niños tendrían más problemas en los próximos años, simplemente observando el comportamiento en el seno familiar.

En muchos estudios es la madre el centro de atención, ya que como norma general es quien ha cuidado principalmente a los pequeños en sus primeros años, sin embargo, otras investigaciones demuestran que es tan beneficioso afianzar lazos afectivos con la madre como con el padre a pesar de que éste pase menos tiempo con el bebé. La investigación nos muestra lo importante que es atender bien a los niños desde el nacimiento, afianzar los lazos afectivos les ayuda y reducirá problemas como la hiperactividad, la agresividad, el fracaso escolar, etc. Podéis conocer todos los detalles de esta investigación a través de este artículo publicado en la Universidad de Princenton.

Foto | Maessive

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...