10 consejos para una lactancia exitosa y 10 consejos para reducir el estrés durante la lactancia

Para recordar los beneficios de la lactancia materna y que la vuelta al trabajo no sea un impedimento para continuar con ella, os dejamos la lectura de 10 consejos para una lactancia exitosa y 10 consejos para reducir el estrés durante la lactancia.

10 consejos para reducir el estrés durante la lactancia

Se repetirá tantas veces como sea necesario, la lactancia materna es el mejor alimento que puede recibir un recién nacido y debe ser su alimentación exclusiva hasta los seis meses, así lo recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS). Y aquí no termina, a partir de los seis meses se empiezan a introducir otros alimentos, pero es beneficioso, tanto para la madre como para el bebé, continuar con la lactancia materna como complemento de la alimentación, al menos hasta los 2 años, e incluso más.

Volvemos a hablaros de la lactancia materna porque hemos encontrado dos decálogos que queremos compartir con vosotros, son 10 consejos para una lactancia exitosa y 10 consejos para reducir el estrés durante la lactancia. Seguramente el primero lo habréis leído parecido en alguna ocasión si habéis tenido interés por el tema, pero nunca está de más recordarlo, sobre todo sabiendo que sólo el 40% de las madres mantiene la lactancia materna después de los tres meses.

Según leemos aquí, los 10 consejos para una lactancia exitosa que podréis leer a continuación han sido proporcionados por Bettyna Gerbeau, consultora en lactancia materna (International Board Certified Lactation Consultant), y por la asesora especializada en conciliación familiar para madres, Loreto Laguna.

1- Informarse bien: antes de tener al bebé leer, asistir a talleres (matrona, grupos de apoyo) para conocer las ventajas de la lactancia, cómo iniciarla y dónde acudir en caso de duda o problema.

2- Empezar pronto: colocar al bebé al pecho en el paritorio o cuánto antes en la habitación.

3- Duración y frecuencia: al inicio de la lactancia las tomas han de ser frecuentes y sin prisas; después el bebé marcará la pauta.

4- Extraer, extraer, extraer: es importante hacerlo ante cualquier problema (falta de leche, bebé con dificultades, dolor en el pecho, separación madre-hijo…) o para preparar la vuelta al trabajo. El sacaleches puede ser un gran aliado.

5- Amamantar a demanda: los bebés cambian de comportamiento a lo largo del día, con el paso de los días, al crecer… seguirle el ritmo facilita la lactancia.

6- Volver al trabajo: con un poco de organización no es tan difícil como parece y la satisfacción es alta.

7- Suplementar al bebé con leche materna extraída: es importante que la mamá conozca las opciones que permiten seguir con la lactancia.

8- Dar otros alimentos: esta nueva etapa no significa el fin de la lactancia, al contrario, la lactancia ha de ser prioritaria por el bien del bebé.

9- Conocer los productos de lactancia: sacaleches, pomadas, pezoneras, bolsas de congelación, etc. Todo tiene su indicación y momento. Informarse ayuda a saber emplearlos adecuadamente.

10- Un destete bien hecho: la lactancia se convierte en un buen recuerdo. Cuando llega el momento de dejarla que sea con paciencia y cariño.

Alimentación de los bebés

Diversos motivos pueden ser causa de que una recién estrenada mamá sufra estrés, tener un bebé cambia la vida totalmente, hay que adaptar todo a sus necesidades, y si se cuenta con el apoyo de la familia muy bien, pero no siempre es el caso. El trabajo en casa y fuera de ella también puede ser motivo de que la mamá no esté todo lo tranquila necesita, así que veamos ahora los 10 consejos para reducir el estrés durante la lactancia.

1. Relativizar: ser consciente del cambio que supone la llegada de un bebé en nuestra rutina habitual y que es un factor de estrés puntual. Por esta razón es importante relativizar y tener mucho sentido del humor

2. Identificar a los «ladrones» y a los «bancos de calma»: la calma es una necesidad universal, no una emoción. Saber detectarla es fundamental para saber reaccionar en consecuencia. Identificar los factores que quitan la calma es importante para poder corregirlos, así como saber cuáles son los factores que nos la aportan.

3. Comunicarse en la pareja: hablar y comunicarse en pareja ayuda a entender los límites de cada uno antes de llegar a una situación de estrés alarmante. Acciones como aprender a decir “no”, delegar o negociar entre ambos serán fundamentales.

4. Priorizar y elegir: organizar las tareas de los niños y del día a día con un compromiso en el que todos los implicados estén de acuerdo. Es importante tener siempre un plan B.

5. Rodearse siempre de gente positiva.

6. Recuperar el niño que hay en ti: es una oportunidad maravillosa.

7. Prevenir el estrés: la prevención física es muy importante a nivel de alimentación, ejercicio y cuidado de nuestro cuerpo.

8. Entrenar nuestro pensamiento: pensamientos positivos, trucos para engañar al cerebro y no querer tener razón siempre.

9. Ponerte pequeñas metas a diario: conseguir pequeños propósitos mejorará nuestra autoestima, para lograrlo hemos de ser conscientes de que aunque no hayamos logrado el objetivo de manera perfecta lo hemos intentando.

10. Cuidar nuestro espíritu: actividades como la meditación, practicar el agradecimiento, la conexión con nuestro entorno y tener confianza en la vida ayudarán a mantener una actitud más positiva.

Foto | Mothering Touch

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...