Recomendaciones para los menús de campamentos de verano 2017

Guía de recomendaciones para los menús de campamentos de verano 2017, un interesante documento tanto para los profesionales que realizan campamentos deportivos o de verano, como para los padres, que sabrán qué deben exigir en estos centros a los que asisten sus hijos en vacaciones.

Vacaciones de verano

Hoy queremos compartir con vosotros un documento que puede interesar a todos los organizadores y empleados de campamentos deportivos y campamentos de verano destinados a los niños y jóvenes, éste ha sido realizado y publicado por el Departamento de Salud de la Generalitat de Catalunya con el objetivo de ofrecer una herramienta de consulta con la que tener conocimientos sobre las necesidades alimenticias de los menores mientras están en sus instalaciones.

Además de poder servir para los profesionales de los campamentos deportivos y de verano, leerlo puede servir a los padres que van a dejar que sus hijos, ahora que empiezan las vacaciones, asistan a una de estas actividades estivales, para saber qué pueden y deben tener en cuenta para elegir un campamento que en lo que respecta a la alimentación, sea competente.

Dado que el documento ha sido publicado en catalán, a continuación os lo transcribimos para que todos lo podáis entender, así que a continuación os dejamos con las Recomendaciones para los menús de campamentos de verano 2017, ¡pasárselo bien y comer mejor’:

La comida de mediodía es una de las comidas más importantes del día, tanto por la cantidad como por la variedad de alimentos, y gana relevancia especial en la infancia y la adolescencia. En este sentido, las recomendaciones para las programaciones de menús escolares se deben respetar también en las programaciones de menús de campamentos deportivos y campamentos de verano. Os recordamos la necesidad de tener en cuenta los siguientes puntos:

Es necesario que las familias dispongan de los programas de menús, sea proporcionando la hoja con los menús, colgándolos en los tablones informativos o incluyéndolos en la información sobre las actividades. También es conveniente que incluya la fecha y que sea comprensible y fácil de leer para que los padres y madres obtengan fácilmente la información que les permitirá completar adecuadamente el resto de comidas del día.

Los menús, las recetas y los alimentos que se ofrecen tienen que adaptarse a la temporada de verano, con platos apropiados para la época, como ensalada de pasta, gazpacho, ‘empedrat’ de legumbre, etc. Y frutas como el melón, la sandía, el melocotón, etc. Además, las temperaturas de preparaciones tienen que ser más frías para contrarrestar el ambiente caluroso (sopas frías, ensaladas, frutas frescas… en lugar de sopas calientes, estofados, etc.).

El agua debe ser la bebida principal a lo largo del día, sobre todo durante las actividades deportivas y en ambientes calurosos, ya que tiene un importante papel regulador para el organismo. Es recomendable que siempre esté presente en todas las comidas y que sea de fácil acceso para los niños.

Es importante tener presente que la cantidad de las raciones se adapte a la edad y a la apetencia de los niños para que se adecúe a sus necesidades. Se debe escuchar a los niños sobre la cantidad de comida que pide y que se sirve. Es preferible servir poca cantidad de comida y dar la opción de repetir.

Siempre se debe utilizar aceite de oliva virgen extra, tanto para aderezar como para cocinar, ya que soporta mejor las temperaturas altas. Aunque no tiene la misma calidad nutricional, para las cocciones el aceite de girasol alto oleico tiene más estabilidad a las temperaturas altas que otros aceites (girasol, soja, maíz, etc).

El uso de sal en las preparaciones debe ser moderada y según las recomendaciones de instituciones como la Organización Mundial de la Salud, la sal debe ser yodada.

Es importante que haya opción de acompañar las comidas con pan, preferentemente integral.

Es necesario reducir la presencia de alimentos precocinados (canelones, lasañas, croquetas, pizzas, rebozados, patatas pre-fritas y otras preparaciones industriales) a una frecuencia máxima de una vez por semana, ya que pueden suponer una aportación excesiva de grasas poco saludables (saturadas o trans) y de sal.

Las cocciones de carne y pescado pueden resultar muy secas, por eso son más adecuadas las preparaciones al horno, los guisos, los estofados y los fritos, teniendo cuidado de no sobrepasar las frecuencias recomendadas, que en el caso de los fritos es de un máximo de dos veces por semana. Las preparaciones de carne roja y/o procesada o muy grasas (ternera, cerdo, salchichas, hamburguesas, albóndigas, etc) se pueden incluir con una frecuencia máxima de una vez por semana.

Es importante que los segundos platos se acompañen de una guarnición que debe componerse, casi siempre, de preparaciones de verdura cruda (ensaladas). Así mismo, es aconsejable especificar qué son los alimentos que forman parte de la guarnición (zanahoria y maíz dulce o lechuga y aceitunas), y evitar propuestas poco definidas como ensalada o ensalada verde o simplemente guarnición. Se recomienda evitar servir patatas fritas más de una vez por semana.

Es conveniente que la mayoría de los postres de la semana sean a base de fruta fresca y se puede reservar un día para postres lácteos (dando preferencia al yogur) o postres dulces (helado).

Se recomienda adaptar las combinaciones de primero y segundo plato de forma que no sea ni muy denso ni demasiado ligero. Recordad que, cuando en el primer plato se incluye carne, huevo o pescado, la ración del segundo plato debería ser más pequeña. Algunos platos pueden ser platos únicos, como las legumbres, los canelones, la paella, la pasta a la boloñesa (con carne y queso), etc. Se pueden acompañar de ensaladas, cremas frías de verduras, etc.

En cada comida es necesario proporcionar alguna verdura o fruta fresca.

Os recomendamos acceder a la guía Recomendaciones para los menús de campamentos deportivos y de verano para conocer más detalles y más consejos sobre la cantidad de veces que se deben proporcionar ciertos alimentos como las legumbres, la verdura, el arroz, el pescado, la carne, la fruta…

Además ofrecen acceso a más información de interés como las recomendaciones sobre los alimentos y bebidas de las máquinas expendedoras en los espacios para niños y jóvenes, sobre la manipulación de alimentos, sobre las comidas al aire libre, la alimentación en general en la tapa escolar… Podéis acceder a toda esta información a través de este enlace (Pdf).

Foto | Harvey Barrison

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...