Prevenir que los niños sufran intoxicaciones alimentarias durante el verano

Es interesante seguir una serie de consejos simples para prevenir intoxicaciones alimentarias en verano, lavar bien los alimentos, cocinarlos correctamente, evitar que se rompa la cadena de frío, lavarse las manos de forma frecuente, etc., con ello, los niños y los adultos podrán tener más garantías para disfrutar de un verano sin problemas de salud.

Toxiinfecciones alimentarias

Según la Sociedad Valenciana de Pediatría, durante el verano se incrementa el número de intoxicaciones alimentarias que afectan a los niños, la razón es que se realizan más comidas fuera del hogar y que las temperaturas favorecen que proliferen los macroorganismos patógenos. Hay que destacar que en muchos establecimientos no se respetan las normas de seguridad e higiene alimentaria, lo que se convierte en un foco de transmisión de patógenos que, como hemos indicado, proliferan con el calor.

Pero también se producen intoxicaciones con alimentos preparados en casa y consumidos en el campo, la playa, etc., la razón es que se rompe la cadena de frío y unos pocos microorganismos patógenos que puedan estar presente en los alimentos, proliferan rápidamente y causan intoxicaciones al ser ingeridos. Pasar el día fuera de casa para ir a la piscina o la playa es algo habitual en estas fechas, por lo que, para prevenir intoxicaciones alimentarias, es importante la higiene en el preparado de los alimentos y procurar que no se rompa la cadena de frío.

Hay que añadir que es conveniente que antes de comer, los niños se laven bien las manos, ya que ese es un error que se puede ver a diario, se come en la playa o en la piscina sin haberse lavado las manos. Sobre las toxiinfecciones alimentarias más habituales en verano, destacan la gastroenteritis, que suele estar causada por el rotavirus, el norovirus, el adenovirus entérico y el astrovirus, y la salmonelosis, infección causada por el virus de la salmonella por comer carnes, aves, huevos o productos a base de huevo que estén crudos o poco cocidos.

Las toxiinfecciones alimentarias pueden provocar vómitos, náuseas, diarrea, fiebre o dolor de cabeza entre otros síntomas, y aunque infecciones como la salmonella pueden mantenerse durante un par de semanas, pueden pasar hasta varios meses hasta que los intestinos vuelvan a la normalidad. Para disfrutar de un verano con seguridad y libre de este tipo de problemas, merece la pena tener en cuenta los consejos para prevenir intoxicaciones alimentarias en verano, que proporciona la Sociedad Valenciana de Pediatría.

Es necesaria una correcta higiene antes de comer, es muy importante lavarse las manos a menudo, y especialmente cuando se manipulan alimentos y tras ir al baño.

Que los alimentos tengan una refrigeración adecuada y evitar que se rompa la cadena de frío, especialmente en alimentos como carnes, pescados, huevos y productos lácteos. Otro detalle interesante es que los alimentos, dependiendo de su tipo, sean crudos o cocinados, se conserven en espacios diferentes.

A la hora de preparar los alimentos hay que llevar a cabo cocciones con el tiempo y temperatura adecuada a fin de evitar que los alimentos queden poco hecho o crudos, algo que favorece la proliferación de patógenos. Es recomendable que la comida se cocine poco antes de su consumo, prepararla el día de antes y guardarla favorece el riesgo de contaminación y proliferación de microorganismos. Pero si no es posible, hay que mantener una temperatura de conservación correcta hasta el momento de su consumo.

A la hora de comer fuera, en un chiringuito, un restaurante, etc., hay que prestar atención a los alimentos que nos sirven, ya que pueden haber estado durante horas a temperatura ambiente, lo que multiplica el riesgo de que estén contaminados. Hay que supervisar a conciencia lo que los niños van a comer, e incluso probarlo antes, que una comida tenga buen aspecto no quiere decir que el producto sea fresco.

En la preparación de las comidas en el hogar, una regla importante es lavar bien los alimentos y los utensilios de cocina, seguir las normas para evitar la contaminación cruzada, pelar siempre que sea posible la fruta, etc. Sobre los productos adquiridos en el supermercado o los que tenemos en la despensa, hay que vigilar la fecha de caducidad y el aspecto.

Los consejos proporcionados son de sentido común, seguirlos evitará que niños y adultos sufran este tipo de toxiinfecciones malogrando los días de vacaciones. Os recomendamos acceder al blog de la Sociedad Valenciana de Pediatría para conocer más detalles sobre el tema.

Foto | LarraZun

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...