¿Por qué se debe dejar que los niños jueguen con la comida?

La nutricionista Charlotte Stirling-Reed explica las razones por las que se debe dejar que los niños jueguen con la comida y los beneficios que se obtienen con ello. Proporciona consejos de gran valor que ayudarán a que la hora de la comida se convierta en una oportunidad para pasar tiempo de calidad con sus hijos.

Charlotte Stirling-Reed

Charlotte Stirling-Reed es una nutricionista especializada en nutrición, biología humana, salud pública… pero, sobre todo, está especializada en el campo de la nutrición materna e infantil, dos áreas en las que trabaja como consultora para diferentes medios de comunicación, para el sistema de salud nacional del Reino Unido, para sociedades nutricionales, etc. Pues bien, hoy conocemos que la experta explica en su página web por qué se debe dejar que los niños jueguen con la comida.

La nutricionista comenta que la hora de la comida puede ser un reto, todo un desafío, sobre todo con niños y niñas que son un poco quisquillosos con lo que hay en su plato. Todos los padres queremos que los hijos crezcan y se desarrollen adecuadamente y la alimentación es uno de los principales factores que contribuyen en ello, por eso, en ocasiones pretendemos que sigan unas reglas estrictas y rígidas, como que se coman toda la comida (sobre todo si es verdura). La experta comenta que esta no es la manera adecuada para que se coman la comida, imponer reglas no ayuda a mejorar la situación y sí a crear malestar en menores y adultos.

Charlotte Stirling-Reed considera que las comidas deben ser vistas por los padres como una oportunidad para pasar tiempo de calidad con sus hijos, no como una obligación, un reto, un desafío, un esfuerzo, etc. Algunos padres consideran la hora de la comida como un momento importante en el que los pequeños deben centrarse en comer y aceptar lo que se les proporciona, obviando que es muy importante que se familiaricen con los alimentos como un primer paso para que aprendan a aceptarlos.

Para la experta es primordial que se deje a los bebés y niños pequeños explorar los alimentos, su apariencia, textura y que jueguen con ellos, ya que incrementar su conocimiento se traduce en una mayor aceptación. No hay que preocuparse si se manchan y hacen un “pequeño desastre”, dejarles que investiguen y coman a demanda es la mejor opción, ya que son bastante eficientes a la hora de regular su apetito y saber cuándo se sienten llenos. No es recomendable anular sus propias señales del apetito y la saciedad, alentándoles a comer más de lo que necesita su organismo, es un error.

Hay que procurar alimentar a los más pequeños de una manera receptiva, es decir, debemos estar atentos a las señales de hambre o saciedad y responder en consecuencia, si el bebé cierra la boca o rechaza la cuchara apartándola, es hora de dar por terminada la comida. Si presionamos para que coman algo, por ejemplo verduras, es probable que rechacen los alimentos, la nutricionista comenta que cuanto mayor es la presión, mayor es el rechazo. La hora de la comida no debe ser un tira y afloja, los padres deben controlarse y mantener la calma cuando los pequeños rechazan la comida.

Asociar la comida a momentos de juego y diversión, o usar otras técnicas de distracción no es tampoco algo que recomiende la especialista, ya que no ayuda a que los pequeños comprendan la importancia de comer y puede derivar en un problema mayor. Es importante que las comidas se realicen en familia, ya que bebés y menores de preescolar aprenden mucho sobre los alimentos y los hábitos alimenticios observando y como hemos comentado en varias ocasiones, los padres son un modelo a seguir. La experta recomienda que las comidas familiares se hagan con los bebés, que los pequeños no coman aparte, ya que la interacción con los miembros familiares y lo que observan ayudará a que poco a poco acepten todo tipo de alimentos.

Sobre las comidas y siempre dependiendo de la edad, es recomendable que toda la familia coma lo mismo, aunque con una presentación o versión adecuada a los más pequeños. Es interesante que en el plato haya distintos alimentos, variar de un bocado a otro ayuda a que coman mejor. En su página web la experta ofrece muchos consejos que ayudarán a que la hora de la comida sea más placentera y que nuestros hijos acepten de mejor grado la alimentación que se les brinda.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...