Los niños y sus problemas con la alimentación

El psicólogo Alberto Soler habla de los niños y sus problemas con la alimentación, explica por qué no es recomendable obligar a comer a los niños, por qué es una buena estrategia utilizar platos pequeños y raciones comedidas en la alimentación infantil, qué valor tiene la alimentación más allá del hecho de nutrirse, etc.

Alimentación en la infancia

Uno de los canales de YouTube que recomendamos por la calidad del contenido que ofrece es ‘Píldoras de Psicología’ del psicólogo Alberto Soler. Hace unas semanas el experto hablaba sobre el supuesto reto de Momo, desvelando que se trataba de una noticia falsa, pero no exenta de riesgos y peligros.

Hoy cambiamos de tema y compartimos un nuevo vídeo en el que Alberto Soler habla de los niños y sus problemas con la alimentación. El psicólogo comenta que muchos padres y muchos de sus hijos temen la hora de la comida y de la cena, se producen situaciones desagradables para ambas partes que derivan en una situación emocional negativa, algo que no debería suceder.

Alimentarse no es sólo nutrirse, también es desarrollar la socialización, establecer vínculos emocionales y lazos afectivos con los progenitores, el experto comenta que no todo vale con el fin de que el niño coma, ya que eso es lo que termina derivando en momentos desagradables cuando llega la hora de comer.

El psicólogo explica que no hay que obligar nunca a los niños a comer, es una mala práctica desde el punto de vista nutricional, médico y psicológico, se utilizan todo tipo de sistemas para intentar hacer que el niño coma, desde la técnica del avioncito hasta métodos más agresivos que implican el enfado de los padres y la obligación de que se coma todo lo que hay en el plato.

Pero, ¿por qué no hay que obligar a los niños a comer? Según Alberto Soler, todos tenemos mecanismos fisiológicos que son responsables de regular el apetito y la saciedad, la obligación a comer provoca que los niños presten cada vez más atención a las señales externas que van a regular su apetito, por ejemplo, si el plato está lleno o vacío, lo que le dicen sus padres, etc. Los niños, de forma progresiva irán obviando esas señales fisiológicas que le indican si verdaderamente está saciado o necesita comer más.

Silenciar estas señales aumenta el riesgo de sobrepeso y obesidad infantil, ya que, según los expertos, se consume más comida de la que se necesita. Los padres se preocupan y creen que sus hijos comen poco, pero el psicólogo comenta que, en realidad, estos padres no tienen expectativas realistas de lo que los niños comen. Lo cierto es que los niños comen mucho menos de lo que los padres creen que necesitan comer, por lo que el consejo que brinda es poner platos pequeños con raciones comedidas, si los pequeños tienen hambre comerán, si no tienen mucha hambre no se terminarán la comida y si tienen mucha hambre repetirán.

El experto habla de las diferencias del apetito dependiendo de las características de cada niño, pero incluso en un mismo niño, se producen variaciones en el apetito a lo largo de su desarrollo. En fin, no queremos explicaros todo lo que dice el psicólogo, os invitamos a que veáis el vídeo y hagáis vuestras propias reflexiones.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...