La leche materna es una poderosa forma de crononutrición

Una investigación demuestra que la leche materna es una poderosa forma de crononutrición, el alimento facilita que los bebés recién nacidos desarrollen la percepción del día y la noche. Por ello, consideran muy importante que la leche materna que se extrae para proporcionársela posteriormente al bebé, debe darse en la misma hora en la que se efectuó la extracción.

Importancia de la leche materna para el desarrollo del bebé

La crononutrición es un concepto que se creó en 1986 que sugiere que los alimentos tienen determinados efectos en el organismo dependiendo del momento en el que son ingeridos, por lo que se habla de una alimentación siguiendo el reloj biológico. Hoy conocemos un estudio publicado en la revista científica Pediatric Research en el que se concluye que la leche materna es una poderosa forma de crononutrición.

Los expertos apuntan que la leche materna está formulada para comunicar a los bebés la hora del día, es decir, proporciona información sobre los ritmos circadianos, oscilaciones de las variables biológicas (cambios fisiológicos, de comportamiento y mentales) que permiten al organismo sincronizarse a los ritmos ambientales. Estos ritmos circadianos están presentes durante toda la vida, pero, según la investigación, en la fase inicial la información contenida en la leche materna facilita que los bebés recién nacidos, desarrollen la percepción del día y la noche.

Este es otro de tantos ejemplos que muestran por qué es tan importante amamantar al bebé, ya que un retraso en el desarrollo de la biología circadiana, puede incrementar el riesgo de cólicos, provocar problemas de alimentación y crecimiento, problemas de sueño, etc. Los expertos explican que, lamentablemente, el 85% de los lactantes amamantados en Estados Unidos consumen leche que no procede directamente del pecho, es leche extraída y almacenada para su posterior uso.

Teniendo en cuenta que si la leche contiene la información mencionada, las tomas que se le suministrarían al bebé podrían no coincidir con los ritmos circadianos, por lo que se hablaría de leche mal temporizada que podría alterarles provocando los problemas antes mencionados y, además, podría provocar una disminución de la sintonización fisiológica con la madre y el entorno. A pesar de las amplias implicaciones que tiene para la salud pública, poco se ha estudiado el momento en el que se ofrece la leche materna al bebé, los expertos comentan, además, que ninguna organización pediátrica o de salud pública importante ha emitido recomendaciones sobre la asociación circadiana con la leche.

A fin de prevenir este problema, bastaría con un sencillo procedimiento que facilitaría que el bebé recibiera correctamente la información, etiquetar la leche materna extraída y procurar proporcionársela al bebé a la misma hora que se extrajo. La investigación revisa la evidencia de la leche materna como una herramienta de crononutrición y proporciona recomendaciones para que se lleven a cabo futuras investigaciones, se recomienden políticas y prácticas en la lactancia materna cuando no se realiza directamente desde el pecho.

Se sabe desde hace tiempo que la leche materna cambia su composición a lo largo del día, varían los niveles de melatonina, cortisol y distintas hormonas, también se producen cambios en el tiempo que se adaptan a las necesidades del bebé según su edad y evolución. Los componentes de la leche materna varían y actúan en función del ritmo circadiano, por ejemplo, la leche materna extraída por la tarde y por la noche tiene un mayor contenido de melatonina, favoreciendo el sueño.

Por tanto, y según los resultados del estudio, las madres que utilizan un sacaleches y almacenan la leche materna para dársela posteriormente a sus bebés, deberían tener en cuenta la hora de extracción para proporcionársela al bebé en esa misma hora, de ese modo se mantiene el desarrollo de la percepción del día y la noche y, en teoría, no se producirían los problemas antes descritos. Como dicen los expertos, es necesario realizar más investigaciones y empezar a aplicar recomendaciones en base a los descubrimientos que se realicen. Podéis conocer todos los detalles del estudio a través de este artículo publicado en la revista científica Nature.

Foto | Nelson Kwok

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...