La dieta paterna afecta a la salud del bebé a largo plazo

Según los resultados de una investigación realizada en Reino Unido, la dieta paterna afecta a la salud del bebé a largo plazo, concretamente se apunta que una dieta baja en proteínas puede provocar una mala salud cardiovascular.

Salud de la descendencia condicionada por la dieta del padre

Según los resultados de una investigación realizada por expertos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nottingham (Reino Unido), la dieta paterna afecta a la salud del bebé a largo plazo. Los investigadores explican que un padre que sigue una dieta baja en proteínas tiene un mayor riesgo de tener una mala calidad de esperma, lo que a su vez, podría afectar a la salud cardiovascular de su descendencia a largo plazo.

El estudio se realizó con roedores de laboratorio, pero los expertos creen que los resultados se pueden trasladar a los seres humanos, comentan que es una evidencia más de que el estado de salud y la dieta de los progenitores influyen en el desarrollo de la descendencia y, en ocasiones, puede derivar en enfermedades metabólicas y cardiovasculares cuando los bebés alcanzan la edad adulta.

Se ha analizado en varias ocasiones el impacto de la dieta de la madre en la descendencia, pero son pocos los estudios que analizan los efectos que puede tener la dieta del padre, y aún menos, los problemas cardiovasculares que pueden surgir en los hijos. Según los resultados obtenidos en el ensayo, una dieta baja en proteínas puede alterar la información genética que transportan los espermatozoides, o la propia composición del plasma seminal. Esto puede derivar en cómo los vasos sanguíneos se forman en el futuro bebé, algo que condiciona su funcionamiento, es como si se llevará a cabo una “programación” para que la descendencia tenga una mala salud cardiovascular.

Para los expertos, estos resultados son significativos, ya que muestran que parte de la estrategia para cuidar la salud cardiovascular de los seres humanos requiere cuidar la dieta y el estado de salud de los padres antes de la concepción. En la investigación se alimentó durante un mínimo de 7 semanas antes de la concepción, a un grupo de roedores con una dieta con una composición normal de proteínas (18%), un segundo grupo recibió una dieta baja en proteínas (9%).

Los investigadoress constataron variaciones en la composición del líquido seminal que transporta los espermatozoides y una posible alteración en la información genética que transportaban. Se descubrió que la salud del corazón de la descendencia se veía afectada negativamente cuando había un desajuste entre el esperma y el líquido seminal. Se destaca que es importante un buen estado del líquido seminal, ya que este suprime las respuestas inflamatorias e inmunológicas uterinas, que son esenciales para un embarazo saludable.

En definitiva, la dieta del padre y su estado de salud es muy importante para el buen estado de salud de la descendencia, es más, los expertos apuntan que en los tratamientos de fertilidad se podrían estar utilizando espermatozoides que, aunque aparentemente sanos, pueden tener alteraciones genéticas debido a la dieta del padre, lo que podría provocar que los hijos tuvieran problemas cardiovasculares en edad adulta.

En este estudio se hila fino, pero parece que esto es sólo un primer paso, ya que se plantean nuevas investigaciones para conocer en profundidad las implicaciones que tiene la dieta paterna en la descendencia. Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la revista científica The Journal of Physiology.

Foto | Jon DeJong

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...