En Estados Unidos recomiendan no dar zumos de fruta comerciales a los niños menores de 1 año

La Academia Americana de Pediatría ha actualizado las recomendaciones sobre el consumo de zumos comerciales en los niños. Hasta la fecha se recomendaba no dar esta bebida a los menores de seis meses, ahora la regla se amplia y se recomienda no dar de beber zumos comerciales a los menores de 1 año. Un error, pues deberían recomendar que los niños no tomen zumos, sino fruta fresca.

Zumos comerciales

En varias ocasiones hemos hablado sobre los zumos de fruta comerciales y los problemas asociados a su consumo en los niños, se puede citar como ejemplo el estudio que realizaron dentistas del Reino Unido, alertando sobre el incremento de casos de caries infantil en menores de 2 años, siendo la principal causa la ingesta de este tipo de bebidas. A pesar de toda la información que se ha dado a conocer sobre los zumos industriales (que pueden llegar a contener más azúcar que una coca cola), todavía hay muchos padres que consideran que son una buena alternativa a los refrescos azucarados, pero nada más lejos de la realidad.

Ahora, en Estados Unidos la Academia Americana de Pediatría (AAP) ha lanzado una nueva recomendación en la que se indica que no se deben dar zumos de fruta comerciales a los niños menores de 1 año, anteriormente esta recomendación establecía no dar estas bebidas a menores de 6 meses. Pero lo cierto es que se debería haber ampliado más la edad, como mínimo a 2 años, así se concluye tras conocer los resultados de algunos estudios como el que hemos citado del Reino Unido.

La AAP comenta que estos zumos no ofrecen ningún beneficio nutricional a los menores de 12 meses, por lo que no deberían incluirse en la dieta. Los padres pueden percibir estas bebidas como más saludables, pero en ningún caso pueden sustituir a la fruta fresca, además, aportan una gran cantidad de azúcar, por lo que el riesgo de obesidad se incrementa notablemente. En el caso de los niños mayores de un año, la academia recomienda que se consuman en pequeñas cantidades y con moderación, apoyando las políticas que persiguen reducir el consumo de este tipo de bebidas y promocionar el consumo de fruta fresca.

Los pediatras comentan que saben que los zumos comerciales aumentan el riesgo de sobrepeso y caries, cuentan con suficiente información para compartir con los padres ilustrándoles sobre los efectos que tienen este tipo de bebidas. Pero como hemos comentado, nos parece que han limitado muy poco la edad y deberían recomendar tomar fruta natural, ni zumos comerciales ni caseros, pues se pierde la fibra y se concentra azúcar en ellos.

En fin, en las nuevas recomendaciones se proporcionan las pautas de consumo según los rangos de edad, para los niños de 1 a 3 años 0’11 litros diarios, para los niños de 4 a 6 años entre 0’11 y 0’17 litros, y para los niños a partir de 7 años 0’23 litros diarios. Se recomienda no proporcionar esta bebida en biberones o tazas de bebés para reducir el contacto, ya que a pesar de ser poca cantidad podrían estar consumiéndola poco a poco durante bastante tiempo, lo que provoca una exposición excesiva y un incremento del riesgo de caries. Se apunta que es necesario alentar siempre al consumo de fruta fresca y educar a los pequeños sobre sus beneficios, y se destaca el valor de la leche materna como el mejor líquido que un bebé puede consumir.

En definitiva, nos parece que las reglas están limitadas y distan bastante de las recomendaciones que proporcionan los expertos en salud de Europa. Podéis conocer más detalles de las nuevas recomendaciones a través de este artículo publicado en la AAP.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...