El exceso de proteína animal en la dieta infantil se asocia al riesgo de obesidad

Según los datos de una investigación desarrollada en los Países Bajos, el exceso de proteínas de origen animal en la alimentación de los bebés y en la primera infancia es un factor de riesgo de que los niños sufran sobrepeso y obesidad a medida que se desarrollan. Ahora los investigadores trabajan para determinar el aporte proteínico adecuado en esas edades para reducir dicho riesgo.

Alimentación en la primera infancia

Una investigación desarrollada por expertos del Centro Médico de la Universidad Erasmus en Rotterdam (Países Bajos) concluye que el exceso de proteína animal en la dieta infantil, concretamente en la primera infancia, se asocia a un mayor índice de masa corporal (IMC). Cierto es que en estudios anteriores se había constatado que una dieta alta en proteínas durante la lactancia y la primera infancia se asociaba a un IMC más elevado, pero no se había analizado si ese peso adicional era en forma de masa magra (huesos, músculos, etc.) o conducía a la obesidad.

Esta nueva investigación confirma que el exceso de proteína animal en la dieta infantil se asocia al riesgo de obesidad. Por otro lado, los resultados del estudio también confirman que el consumo regular de ciertos alimentos vegetales en la primera infancia podría prevenir el aumento de peso en niños y adolescentes. Se han obtenido diferentes conclusiones de este trabajo, pero no se ha logrado determinar cuál es el nivel de consumo óptimo de proteínas en la fórmula infantil y en la alimentación de los niños pequeños, tema en el que se seguirá investigando.

Los resultados del estudio han sido presentados en el Congreso sobre la Obesidad en Oporto (ECO 2017, Portugal), siendo una ampliación de los datos previos del estudio que fueron publicados el año pasado en la revista científica International Journal of Obesity, donde se explicaba que la reducción de la ingesta de proteínas en la dieta de los bebés y de los niños pequeños, podría ser una eficaz acción preventiva contra la obesidad infantil.

Los investigadores comentan que la obesidad infantil crece día a día, eso es algo que se sabe, por ello es necesario analizar el papel que juega la dieta en la primera infancia en relación al control de los niveles de grasa corporal y peso, ya que la dieta es un factor de riesgo en estas edades que configura el camino inicial hacia el sobrepeso y la obesidad. En este trabajo se realizó un seguimiento a 3.564 niños de los Países Bajos a los que se les evaluó su dieta a través de una serie de cuestionarios cumplimentados por los padres sobre las pautas alimentarias.

A partir de los datos recabados, se calculó la ingesta proteínica total y se diferenció entre fuentes de proteínas. Se realizó un seguimiento de la altura y el peso a lo largo de 10 años, también se registró la evolución del índice de masa grasa adquirida y el índice de masa libre de grasa, esto se evaluó mediante una técnica de absorciometría dual de rayos X (DEXA), con la que se puede medir la densidad ósea y la masa muscular. Se ajustaron variables como la edad materna, la educación de los niños, la raza, el consumo total de energía, si los niños habían recibido lactancia materna y el nivel de actividad física que mantenían.

Tras analizar todos los datos, se determinó que una mayor ingesta de proteína animal, fuera de origen lácteo o no, se asoció a un mayor IMC a los 10 años de edad, independientemente de si la proteína sustituía a los hidratos de carbono o las grasas en la dieta. Aquí explican que los investigadores comentan que es muy importante poder determinar cuál es el rango óptimo de la ingesta proteínica en bebés y niños pequeños, así como la composición de los macronutrientes de la dieta, por lo que se seguirá investigando hasta poder conocer la respuesta, algo que ayudaría a dibujar la dieta adecuada y reducir el riesgo de sobrepeso y obesidad infantil.

Foto | Pedro Reyna

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...