Consejos para seguir con la lactancia cuando comiences a trabajar

Cada mamá puede hacer su banco de leche 30 días antes de reincorporarse a su rutina laboral. Esto permite una mejor extracción y posibilita que el bebé cumpla los 6 meses de lactancia.

Consejos para seguir con la lactancia cuando comiences a trabajar

Ciertas estadísticas indican que el pasado mes de septiembre unos 100 mil infantes españoles entraron a la guardería. No porque ellos o sus madres así lo deseaban, sino porque el permiso de maternidad había concluido. Angustiadas, muchas mujeres debieron dejar a sus retoños para retornar a su trabajo, aunque eso significara la interrupción de hábitos saludables para el niño, como la lactancia.

Bien establece la Organización Mundial de la Salud, que este tipo de alimentación debe ser exclusiva hasta los 6 meses, pero en España este supuesto sólo se cumple en 4 de cada 10 bebés. El hecho de que deban separarse de su progenitora quizás influye en ello, pero hay quienes aseguran que no hay razón para poner punto final a esta tarea, escudándose en un empleo. Informarse sobre los alcances del permiso de lactancia y crear un banco de leche propio, son algunas de las acciones a tomar para que el pequeño goce de una nutrición sana, aún con su mamá fuera de casa.

La lactancia y el empleo no son incompatibles

La asesora de Multilacta, Almudena Gomis, se ha encargado de brindar luces para conciliar el rol de madre y el de trabajadora. Su consejo base es la planificación. Treinta días antes del regreso a la rutina laboral, se debe empezar a constituir el banco de leche. Así se evitará el estrés, y la extracción resultará más práctica y sencilla.

En primer lugar, masajea tu mama antes de usar el sacaleches. Asegúrate de haber elegido el embudo correcto, pues en el mercado abundan los de copa M, que no funcionan para todo el mundo. Darte el tiempo para escoger el que encaje con tus mamas, prevendrá maltratos o dificultades al momento de utilizarlo.

No te preocupes si inicialmente te sale escasa leche. Aunque pueda ser frustrante en un principio, será cuestión de agarrarle el “truco” al aparato. Haz la extracción en el mismo horario, para que tu organismo se adapte al procedimiento. No importa que estés en la oficina, pues tienes derechos que te lo permiten. Puedes ausentarte una hora, reducir la jornada 30 minutos, o sumar días al permiso laboral. Lo ideal sería que te orientaras al respecto.

Ten a la mano una foto de tu pequeño. Eso te ayudará a incrementar la concentración de oxitocina y, por ende, la producción de esa leche que tendrás que conservar siguiendo unos parámetros básicos.

Me extraje la leche, ¿y ahora?

El tema del almacenamiento es fundamental. Gomis lo sabe. Por ello aconseja emplear envases especiales para conservar los alimentos. También puedes seguir su práctica y recurrir a las bolsas plásticas diseñadas para guardar leche materna. A su juicio son muy útiles, especialmente cuando se precisa del congelado. Demandan poco espacio, y se pueden descongelar de forma fácil, empleando un chorro de agua caliente.

Respecto a las cantidades, lo conveniente es guardar porciones de 50 a 60 mililitros. Es mejor darle dos tomas que una completa de 100 ml, ya que no siempre la acaba por completo. Los restos deben desecharse. Por ello se enfatiza en aplicar menores cantidades y más tomas. Si se congela en el frigorífico, el niño podrá beberla días y hasta meses más tarde.

¿Cómo darle la leche del banco al bebé?

Es poco habitual que los bebés rechacen la leche que almacenaste en tu banco. No obstante, para que estés más tranquila, realiza una prueba antes de tu reincorporación al trabajo. Para esto es vital que cuentes con el apoyo del papá u otro familiar. Si el pequeño percibe tu olor, preferirá que lo amamantes directamente.

Diariamente, antes de salir de tu vivienda dale pecho a tu bebé, y haz lo mismo apenas regreses. De este modo, él no sentirá que lo has abandonado.

En la oficina, haz lo posible por mantener el ritmo de extracción, así garantizarás que el banco siempre esté bien equipado. Para ello, necesitarás un sitio tranquilo donde hacerlo, tener a mano tu sacaleches, los recipientes adecuados y un sitio para dejarlos refrigerados. Con estas claves, podrás ser mamá y profesional sin privar a tu hijo de los meses de lactancia. Asesórate con tu pediatra y perfecciona las buenas prácticas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 2,00 de 5)
2 5 1
Loading ... Loading ...