Cómo pueden recibir los niños la cantidad que necesitan de vitamina D

Existen tres vías por las que los niños pueden recibir la vitamina D en su organismo, a través de la exposición solar, a través de la dieta tomando alimentos ricos en esta vitamina, o mediante suplementos, pero no complejos multivitamínicos, sino aquellos que proporcionan la vitamina en combinación con el calcio.

Vitamina D

En los últimos años hemos hablado sobre la cantidad de beneficios que ofrece al organismo un nivel adecuado de vitamina D en la infancia, han sido muchas las investigaciones relacionadas con esta vitamina que demuestran su importancia para un desarrollo correcto y saludable. Pero nos queda en el tintero un tema que seguramente será de interés para los padres, hablamos de cómo pueden recibir los niños la cantidad que necesitan de vitamina D.

Según una nueva investigación realizada por expertos de la Universidad de Wisconsin (Estados Unidos) y que ha sido publicado en la revista científica JAMA Pediatrics, padres y cuidadores deben saber que existen tres formas de que los niños puedan recibir la vitamina D que necesitan, a través de la dieta, de la exposición solar y de los suplementos.

Según las pautas dietéticas estadounidenses, bebés menores de 12 meses deben recibir una dosis diaria de 400 unidades internacionales (UI) de vitamina Dentre las tres fuentes citadas, destacando que los que son amamantados deben recibir la vitamina en forma de suplemento diario hasta que se desteten y tomen leche fortificada. En niños y adolescentes la cantidad de esta vitamina debe ser de 600 UI diarias.

Alimentos ricos en vitamina D a tener en cuenta son los pescados grasos como el atún o el salmón, que en verano se pueden cocinar a la parrilla junto a otros vegetales, tomar cereales, yogures y leche que han sido suplementados con la vitamina, y también se puede optar por los huevos, un alimento nutritivo que tiene un buen nivel de esta vitamina. En los niños que disfrutan de una dieta variada, merece la pena tener en cuenta la exposición solar, aunque siempre teniendo en cuenta que es muy importante aplicarse la protección a los rayos UV.

Recordemos que en la exposición solar la piel produce una versión de la vitamina que terminará convirtiéndose en una forma activa que circulará por el torrente sanguíneo. Sobre la exposición y producción de vitamina, merece la pena destacar que la cantidad que se produce depende de varios factores, la época del año, la latitud, la cantidad de piel que se expone a los rayos solares, el tipo de pigmentación de la piel que tiene cada niño, etc. En los países donde la exposición solar es restringida, como es el caso de los países nórdicos, la producción de vitamina D puede disminuir e incluso desaparecer en los meses de invierno, de ahí que en esos países se recomiende tomar la suplementación.

La tercera opción es la de tomar suplementos de vitamina D, pero no complejos multivitamínicos, ya que muchas de las vitaminas que integran ya son recibidas por el organismo a través de la alimentación y las necesidades del organismo son satisfechas. Los más recomendables son los que integran calcio y vitamina D que se administran en forma de pastillas o mediante la adición líquida. Recordemos que la vitamina es un socio silencioso del calcio y es necesaria para la formación de este último elemento, al respecto merece la pena retomar la lectura de este post.

A través de este artículo publicado en JAMA Pediatrics, podréis conocer más detalles sobre las tres formas de recibir la vitamina, con información basada en las recomendaciones proporcionadas por la Academia Estadounidense de Pediatría.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...