¿Cómo alimentar a un bebé desde los 0 a los 6 meses?

Para algunas es fácil, pues deciden solo dar a sus bebés leche materna los primeros seis meses de vida, pero cuando no es posible o se desean incluir otros alimentos se complica la ecuación. Acá una guía sencilla sobre lo que debes darle de comer a tu recién nacido.

alimentacion infantil

La tarea de aprender a alimentar al bebé es, para muchos, una causa de preocupación. La mejor guía debería ser la que indique el pediatra, pues se adapta a cada una de las etapas de desarrollo del niño y a sus necesidades particulares. Además, siempre hay que considerar que la cantidad y el tipo de nutrientes varían con el crecimiento, y que el nivel de tolerancia de su organismo será determinante al momento de elegir qué puedes o no incluir en su dieta.

Hay productos que especialistas prefieren introducir después del año, porque podrían generar alergias, como es el caso de las frutas cítricas, pescados, huevos y trigo. Sin embargo, existen pruebas que determinarán si el bebé es propenso a padecer este u otro tipo de enfermedades asociadas a la alimentación.

Para liberar un poco tu estrés, te ofrecemos una guía de lo que podría ser un plan de alimentación saludable para los primeros 6 meses de vida, pero ten en cuenta que el médico debe estar al tanto de tus decisiones.

De 0 a 3 meses

Seguramente ya escogiste entre dar leche materna o recurrir a las fórmulas lácteas, pero ten presente que nada será tan apropiado como el alimento que sale de tu seno. Expertos consideran que amamantar es lo más sano para el infante, y que deberías hacerlo de forma exclusiva hasta los 6 meses.

No tengas miedo de darle pecho. Es sencillo. El bebé nace con el instinto de succión y él solo girará su cabecita para encontrar el pezón. Trata de hallar una posición cómoda para ambos. Si le vas a dar fórmula busca una adecuada para recién nacidos. También puedes alternar ambas opciones.

Como el estómago del pequeño está formándose no es fácil saber la dosis requerida. Generalmente se le suministra una o dos onzas cada dos horas, pero esto cambia. Se eleva la cantidad y el espacio de tiempo con el paso de las semanas.

No es aconsejable añadir sólidos al menú hasta que cumpla los cuatro meses. Leche, y en ocasiones agua, debe ser lo único a consumir. Tiene vitaminas y anticuerpos capaces de inmunizarlo frente a muchas patologías. Además, es lo único que el bebé puede digerir.

Después de los 4 meses

Al alcanzar los 4 meses, el pequeño empezará a estar capacitado para engullir otras cosas, algunas señales dan muestra de ello: mantiene la cabeza derecha, puede sentarse en un mueble especial para comer, ya mueve su boca como si masticara, aumentó considerablemente su peso (unos 6 kilos), se interesa en la comida, cierra la boca al introducirle una cuchara y/o mueve su lengua de un lado a otro.

Si tu hijo muestra estos signos podría estar preparado para saborear una deliciosa papilla, pero no elimines la lactancia. Estudios señalan que interrumpirla precozmente y sustituirla por sólidos contribuye a la obesidad infantil.

Paulatinamente podrás ir dándole coladas y puré de vegetales y frutas como melocotón, plátano, manzana y calabaza. También puedes optar por cremas con caldo de pollo y cereales semilíquidos. Gradualmente irás incrementando las porciones y espesando hasta que el bebé trague correctamente.

No le des los vegetales o frutas juntos, introduce uno por uno y espera unos tres días antes de darle a probar un nuevo alimento, para medir su tolerancia.

Puede que al principio sientas un poco de temor, pero con ayuda del médico podrás ir asumiendo las pautas básicas. Presta atención a las reacciones que pudiera presentar el niño frente al consumo de los alimentos, pero sin descontrolarte. Tu instinto maternal te irá llevando por el camino correcto. 

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...