Alimentos que refuerzan la inteligencia de tu hijo

Prepara platos que alimenten el cerebro de los niños. Así elevarán su retentiva, capacidad de atención, lenguaje y mejorarán su estado anímico. Huevos, frutos secos y legumbres están entre las mejores alternativas de nutrición.

Haz que tus niños sean mas inteligentes con estos alimentos

El cerebro humano consume al día 20% de la energía corporal. Por ello, se hace fundamental ejercitarlo, estimularlo y brindarle nutrientes que ayuden a optimizar su desempeño. Estudios han demostrado que una dieta sana y balanceada favorece el desarrollo de los procesos mentales relacionados con la inteligencia y la cognición. De allí que garantizar a los niños una alimentación saludable, desde edades tempranas, mejorará su desempeño y aprendizaje.

El cerebro: una súper computadora

El cerebro se asemeja a una nuez. En su interior funcionan unas 100 mil millones de neuronas, y es allí donde anidan la memoria, la atención, los estados anímicos y el lenguaje. Se estima que su peso constituye el 2% de la masa corporal de cada individuo y, como parte esencial del organismo, debe cuidarse adecuadamente. La ciencia derribó el mito de que en cierto momento de la vida el cerebro deja de regenerarse. Al contrario, este órgano se “renueva” constantemente. Mientras unas neuronas mueren, otras van surgiendo, pero muchos son los factores que inciden en ello, incluyendo la alimentación.

La buena nutrición favorece el desarrollo del cerebro

La alimentación de una mujer embarazada puede condicionar el bienestar del bebé para el resto de su vida. De hecho, una investigación de la Universidad de Granada comprobó que asumir buenos hábitos nutricionales durante la gestación, estimula el desenvolvimiento cognitivo y psicomotor del pequeño. El cerebro se forma en las primeras semanas de embarazo. Su mayor fase de crecimiento se evidencia cuando el niño alcanza los 3 años, y el 90% de su dimensión total se registra tres años después. La energía que consume en todo este proceso es elevada, por lo que conviene dotar al pequeño de productos que irriguen mejor el cerebro, haciendo que los nutrientes y el oxígeno lleguen a todas las neuronas y produzcan más conexiones nerviosas. Opciones hay muchas. Continúa leyendo y sabrás.

Alimentos para un mejor aprendizaje

Un plato de pasta le aporta glucosa al cerebro, que éste convertirá en energía para funcionar mejor. Son igual de provechosos otros hidratos de carbono como cereales, arroz, patatas, avena y pan, pero conviene su consumo en horas diurnas, para lograr que el cerebro se recupere del descanso nocturno. Como son de lenta absorción, permitirán que siempre haya reserva de glucosa en el cerebro.

El omega 3 es un esencial en toda buena nutrición. Está presente en pescados como la sardina, arenque, trucha, salmón y atún. Hay doctores que aseguran que si el cerebro carece de grasas no podrá generar ni transferir los impulsos eléctricos. Otros sostienen que el 60% de la masa seca que compone al sistema nervioso, así como al cerebro, la conforman los lípidos. Por ende, la grasa del omega 3 permite que el cerebro forme sus membranas celulares.

Por otra parte, el DHA –o ácido docosahexaenoico- es un omega 3 que está estrechamente relacionado con una alta habilidad para aprender. Podrás complementar con el omega 6 que hay en alimentos como aceite vegetal, nuez o mariscos. Todo esto estimula el desempeño cerebral y las facultades de aprendizaje, ya que promueven la creación de conexiones nerviosas que se traducen en mejor memoria y aprendizaje.

La triada para tener una mente ágil la forman el aguacate, el plátano y el tomate. Sus minerales y vitaminas colaboran en el desarrollo de las neuronas, potencian la concentración y regulan el riego de sangre en el cerebro. Los plátanos aportan potasio, los tomates brindan antioxidantes y los aguacates ofrecen una carga importante de  magnesio.

Otras opciones saludables

Fortalece las neuronas de tus hijos dándole la colina que posee el huevo. Esta vitamina del grupo B, fomenta la creación de los neurotransmisores, que son los encargados de transmitir la información a través de la sinapsis. A su vez, la colina estimula la creación de la mielina que recubrirá las neuronas para que recuperen sus funciones. La vitamina B se halla en verduras, lácteos, pescados, huevos, frutos secos y frutas.

Los frutos secos son el secreto de la energía. Sus ácidos grasos disminuyen los niveles de colesterol y contribuyen al buen desempeño de las neuronas. Además, maximizan la memoria y concentración. También puede recurrirse al aceite de oliva.

Mantener las neuronas oxigenadas es fácil con la ingesta de legumbres. Su contenido en hierro lleva el oxígeno a cada neurona, mientras que las proteínas fomentan el desarrollo de nuevos neurotransmisores y neuronas. Como resultado, tu hijo tendrá una mente más ágil, concentrada y un mejor rendimiento intelectual. Frena el estrés con queso y yogur. Su calcio estabiliza la presión arterial y las funciones nerviosas. Una dieta carente de calcio produce nerviosismo y cansancio mental. Por ello, procura siempre tener nueces, frutas, pescados, huevo, verdura, quesos y yogur.

El triptofano del chocolate genera serotonina, una hormona que provoca sensación de bienestar. A su vez, ayuda a que los pequeños conserven la calma y puedan concentrarse tanto en las clases como en sus deberes. Lo puedes encontrar también en huevos, pescado, carnes, semillas de girasol, leche y chocolate negro.

Ahora cuentas con una lista de poderosos aliados para que tu hijo aproveche al máximo su educación. Aunque no constituyen una solución milagrosa, sí brindan herramientas a tu pequeño para que el aprendizaje sea más fácil.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...